Fandom

Redópedia Wiki

Costó pero llegó

901páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir

Costó pero llegó Editar

Por Ernesto


Finalmente un grande del fútbol argentino será el campeón desde el advenimiento del Fútbol para Todos. Y el hecho es llamativamente extraordinario.


fut-arg.jpg


Recién en el quinto torneo desde la instauración del régimen nacional y popular (?) del Fútbol Para Todos uno de los grandes en serio del fútbol argentino logra obtener un campeonato, o al menos está por hacerlo. Han pasado Argentinos, Banfield, Estudiantes y Vélez hasta que es finalmente Boca Juniors el que conquista el certamen tan castigado y venido a menos. ¿Qué quiere decir esto? Que vivimos en la chatura (?).


Obviamente, para un hincha de un equipo chico, o de poca convocatoria, o acostumbrado a estar alejado históricamente de las mieles del éxito, esto no se ve así. Suena a justo y parejo, que ahora todos tienen oportunidades, no ven una pauperización en las condiciones de juego y afirman que lejos están de ser mediocres los torneos de escasas diecinueve fechas que se juegan en la primera división. Una nueva distribución en los ingresos de la televisación alimentan este fundamento, el reparto más equitativo inexorablemente ha permitido que se haya casi horizontalizado el poderío en los clubes.


Alcanza entonces una buena administración en cada institución apoyado en una soberbia política de divisiones inferiores. Esto es fundamental y garantiza la subsistencia e incluso la permanencia en los primeros planos. Un club que se asegura un recambio constante de jugadores, llevados a tiempo, contenidos en caso de ser necesario, asistidos y educados como para desenvolver una sólida carrera profesional, no se preocupa demasiado por vender a una joven promesa con un puñado de partidos, dado que inmediatamente uno similar viene pidiendo pista detrás. Una gran venta entonces soluciona el desequilibrio financiero inmediato y alcanza para no desmantelar el equipo. Esto, con maestría, lo realiza Vélez, donde además, un cuerpo técnico se adecua con extraordinaria capacidad a la coyuntura.


Este elemento del trabajo en inferiores ha sido mejor abordado por los clubes denominados chicos que por los grandes. Sacando el caso de River, que desde hace años aniquiló a sus fuerzas básicas (?) y recién ahora desde hace un tiempito está tratando de recuperarse, Racing, Independiente y San Lorenzo (de buenas categorías este último pero con peligrosa tendencia a la venta de porcentajes y acelerar el proceso de formación) han desestimado el laburo en inferiores y han ido al ritmo vertiginoso del resultado rápido y en concreto, han ido hacia la nada misma.


Entonces, vemos, clubes chicos y medianos leyeron mejor el apoyo de la televisión, un notable trabajo chupamedístico en AFA (?) pero lo han refrendado con una gestión razonable en su institución, con el mencionado laburo formativo y en muchos casos donde las inferiores no son buenas (caso de All Boys por poner un ejemplo) sosteniendo al cuerpo técnico contra cualquier prisa destituyente. Este caso de All Boys es clásico y veremos la consecuencia en Olimpo tal vez: se traen refuerzos unos tras otros, se arma un plantel caro que luego no se puede sostener, se echa al cuerpo técnico porque los resultados no acompañan, esos refuerzos se terminan yendo, queda una deuda gigante, el club echa mano a unos pibes que hacen lo que pueden y todavía no están preparados para el salto, sufren la presión como locos, se van al descenso. All Boys hace resistir a Pepe Romero y resiste en Primera, Olimpo alejó a De Felippe y es muy probable que le cueste mucho.


Pero aparece el caso particular de Boca entonces. Que en este contexto, con un camino que parecía ir a la deriva, de golpe se endereza. Si repasamos, Boca hace las cosas bien en AFA – decimos hacer las cosas bien a no hacer quilombo, decir que sí y no tener problemas en absoluto por nada – sus inferiores no son nada del otro mundo hoy, más allá de que haya algún buen valor, Roncaglia, Pochi Chávez, Mouche, Colazo y Blandi no son precisamente una jactancia (?), pero ha acertado muchísimo en bancar a Julio Falcioni cuando en este mismo torneo una parte de la dirigencia le había dado un ultimatum. Falcioni, conocedor del medio, logró salir campeón con un equipo que jugaba bastante similar a este Boca como lo era Banfield, y simplemente se dedicó a adecuar algo medianamente sólido en un medio que destaca por lo paupérrimo. Decimos entonces que Boca se mezcló en la chatura del contexto, por eso en su momento fueron a buscar a Falcioni, pero que lo hizo con toda su grandeza. Y por eso será campeón.


La distinción entre equipos chicos y equipos grandes existe como existe la distinción entre los grandes equipos y los equipos menores. Boca es un grande que sale campeón sin mayor sobresalto, sin mucho para el recuerdo más que el de obtener un título con su eterno rival en la segunda división. Por ello será recordado este equipo de Boca, tal vez si es campeón invicto por ello también. Y no mucho más. Pero de todos los campeones que ha tenido el Fútbol Para Todos, ¿de cuál podemos hablar como inolvidable? Desde acá creemos que de ninguno. ¿Culpa de ellos? Absolutamente no, han hecho mejor las cosas mejor que el resto y bien ganado tienen su título.


El problema radica en que a la liga la hicieron pelota, más de lo que estaba. Y cada campeón deja como legado el haber hecho bien las cosas en la asociación que un recuerdo futbolístico insoslayable. Un equipo hoy no piensa en cómo generar las condiciones para sacar adelante el desafío de un partido. El equipo está mandado a la cancha para hacer desesperadamente un gol. Un gol y vemos. Así se juega, con esa fruición de la conquista, eso en caso de quienes buscan el desequilibrio, hay otros equipos que ni eso. Todo entonces es tan atolondrado como la propia organización, se corresponde de manera cabal la urgencia por tener dos campeones al año que por ganar como sea y tener una semana sin ser señalado por el dedo.


Esto no es vértigo. Es sencillamente cualquier cosa. Por eso la liga argentina está destruida. En el propio país, en un torneo convencional, hasta es posible ver otro fútbol, ver momentos de River, de Instituto, de Rosario Central. No decimos que sea mejor, no comparamos categorías, pero al menos la utopía ver de 10 pases seguidos ahí las tenemos. Que las presiones, que el medio, lo que fuera, en lo específicamente futbolístico el juego hoy se lo puede buscar por dicha categoría. En la primera división el promedio de gol no alcanza ni a los 2 por partido, es el más bajo en los últimos 10 años y uno de los tres más bajos en la historia de los torneos cortos. Boca hoy se destaca por el orden defensivo, pero el orden defensivo era aquello a destacar en un equipo para salvarse del descenso. Hoy te alcanza para ser campeón.


Algo del Vélez de Gareca, un poco del Estudiantes de Sabella es lo máximo que podemos rescatar en este archivo arbitrario de los últimos cinco torneos. ¿Es de extrañar un correlato nefasto en la Selección Mayor? A una liga hecha mierda una Selección hecha mierda es una argumentación apriorística sí, pero válida. En nuestro medio, la deportividad murió. Todo es un negocio y como tal se busca la prosperidad y no la gloria, y ellas ni siquiera van de la mano.


En esta inteligencia, y en el nuevo entramado que planteó la irrupción del Fútbol para Todos, un grande ha logrado comprender cómo venía la mano. Boca se ha mezclado con el resto, comprendió la dimensión manifiesta de que esto ya no se trata de fútbol, o de que el fútbol ahora tiene una polisemia que engloba muchas significaciones que están alejadas de su definición primaria, y por eso estará de festejo en breve.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar