Fandom

Redópedia Wiki

Decálogo del barcelonista bobo

901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

Decálogo del barcelonista bobo
Sí, porque el Barcelona jugará muy lindo pero llegó para cagarnos la vida a los futboleros de ley (?). Acá, unos diez aspectos como para repudiar e indignarse de este novedoso biotipo.

La posesión Es buenísima la “polémica” por la posesión. Hicieron bolsa todo y se nota acá. Ahora está en boga porque al parecer el otro día un equipo tuvo más la pelota que el Barcelona. Le caen un poco a Martino por eso aunque haya ganado todos los partidos, varios por goleada. Entonces se leen las cosas más disparatadas que ni Cappa en pedo se animaría a decir. Que nunca hay que renunciar a la tenencia del balón, que así lo dijo Panzeri, que bla bla bla, el palabrerío inocuo de siempre. El exégeta de la posesión nunca te habla de qué hacer con la pelota, siempre te hace mención a que lo mejor es tenerla. Nunca piensa en la relación posesión-efectividad, solo en la posesión por sí misma, como si ello solucionara algo. Recordamos un partido de Champions reciente del propio Barcelona, frente al Celtic en Glasgow. El equipo catalán tuvo una posesión del 700% y perdió 2-1. El matiz, la profundidad y la complejidad que hay en un sistema táctico, para el barcelonista bobo no existe, solo hay que “tener la pelota”.

Europa Una característica típica es la admiración berreta por todo lo que es europeo en claro detrimento al medio local. Allá todos son educados, todos son lindos, todos tienen una formación cultural irreprochable, los jugadores son jugadores como también podrían ser médicos sin fronteras, las canchas son impecables, no hay violencia, etc. Todo, por supuesto, expresado desde la más brutal ignorancia. No solo porque dicha exégesis es falsa y carece de sustento en los hechos, sino porque se pierde de vista la heterogeneidad, las identidades, el carácter disímil que tienen las culturas, lo cual las enriquece y se fortalecen en su articulación. Es muy divertido leer que Inglaterra resolvió el tema de los hooligans, que por qué acá no podemos. Como si un lumpen ingles aburrido fuera lo mismo que un desclasado argentino, víctima de todo tipo privaciones. Si vos queres pensar que acá somos monos que comemos bananas y allá son señoritos ingleses, la salida es clara: Ezeiza. Andate para allá y no rompas las pelotas acá. Si no, entendé el contexto, la situación, el lugar donde vivís y conviví. De esa manera quizas no solo vas a disfrutar más el fútbol doméstico, si no también el europeo.

Dante Panzeri El barcelonista bobo lee a Panzeri casi como una biblia. Aquellas viejas diatribas totalmente obsoletas de ese viejo cascarrabias, tenidas en cuenta por un séquito que hizo gala del resentimiento, tuvo hoy su resurgmiento y dale que va con la cita. De lo que fuera eh, no importa, lo dijo Panzeri. Se entiende el fenómeno editorial, está bárbaro que se vendan libros, a los pibes les encajan cualquier cosa hoy, recordemos que les cobraron 1200 pesos para escuchar a Guardiola, en un teatro, 45 minutos, hablar de “liderazgo” como si fuera Nando Parrado. Bueno, acá lo mismo, Panzeri es una especie de fenómeno de mercado, chiquito igual, que se lee para refrendar un discurso vacío, donde las utopías, las quejas y las indignaciones de aquel hombre reaccionario y liberal cobran cierto sentido.

Los buenos y los malos En varios posts tuve la oportunidad de señalarlo. El barcelonista bobo, al carecer de la capacidad necesaria como para armar una teoría que contemple los grises, hace del maniqueísmo su corpus. Entonces, retoma la antinomia Menotti-Bilardo y la intenta reconfigurar en algo más simple: buenos y malos. Guardiola bueno, Mourinho malo. Lo traemos más cerca: Martino bueno, Falcioni y Caruso malos. ¿Por qué? Quien sabe. Ellos se pusieron del lado de los buenos, tampoco se sabe por qué. Por ende, todo está predicho, de movida, sin analizar nada, un equipo de los malos buscará ganar por todas las malas artes habidas y por haber, aunque no lo haga, pero listo, eso es así. Como si la táctica tuviera subjetividad, como si fuera algo más que una mera herramienta que conduce al resultado, el fútbol de los buenos responde a cierta prerrogativa proto fascista en la cual aquello que no se adecua a los cánones de lo que está considerado jugar bien (nadie sabe explicarlo) es malo. No salir nunca de la dicotomía Menotti-Bilardo genera esta deformación. Que Bielsa haya sido subsumido por dicha dicotomia, que hoy sea una mera caricatura de lo que amagó a ser, arruinado por otro biotipo a desarrollar (?), el bielsismo bobo, es también parte de esa derrota.

La hipocresía En un terreno algo más filosófico, aunque teniendo en cuenta del exponente del cual hablamos eso es demasiado, hay un aspecto del barcelonista bobo que lo deja totalmente en evidencia, como a todos: el resultado. El discurso “lírico” totalmente caduco, muerto en su propia enunciación, se pliega al speech del barcelonista bobo y se leen diatribas del juego, de los pases, de la paja la paja la paja la paja. Ahora, un resultado malo y la locura, recordemos la paliza del Bayern Múnich reciente. Quieren ganar, como todos, COMO TODOS. Claro que no está mal, el tema es disfrazar ello con toda una serie de peroratas de auto complacencia, como un 678 culé (?), y que lo importante son los modos y bla bla bla. Todo verso, son importantes los modos, es importante el contenido como también la forma. Y para ganar, gracias a Dios, hay una enorme multiplicidad de variantes. Nadie puede apropiarse de lo bello, hay belleza y estética en toda manifestación sustentable desde el criterio, ergo, la forma, que sería el resultado, que sería buscar ganar, es también parte de la búsqueda creativa. Quedarse con el contenido solo es como un significado sin significante: la nada.

Messi La frase de cabecera del barcelonista bobo es esta: “Messi superó a Maradona”. Es una clara muestra de la boludez, incluso se les nota en la cara (?). Volvemos a lo mismo, no se contemplan los contextos, la coyuntura y se cae en la totalización absurda. ¿Por qué lo superó a Maradona? Ehm, quien sabe. Por los goles será, por haber triunfado en Barcelona más que Diego. Pero Diego sacó campeón a Napoli con 10 gondoleros al lado y con Juventus, Milan, Inter, Roma en esplendor total. Será por cómo Lio rinde en la Selección. Anda bien sí, rompe records. Pero Maradona salió campeón del mundo en México con 10 alazanes (?) alrededor. Por lo que transmiten uno y otro. Y quién sabe, a un clase media típico Messi lo subyuga, lo siente como propio, le pertenece. Diego le causaba rechazo, villero inmiscuido. Está en cada uno hacer el juego que quiera, vale comparar, por qué no, nosotros siempre hemos jugado a que Maradona es más grande, es más grande que Pelé. Desde este lugar, se opina que nadie jamás estremecerá como Diego Armando Maradona. Pero, es solo una opinión claro, no una verdad revelada que desestima al resto.

Periodismo berreta Decir periodismo berreta es un pleonasmo (?), pero veamos. El vehículo por el cual se transmiten estas exageraciones y expresiones con visos de irrefutabilidad, que llegan al pibito que deja una fortuna en deportea, que cree que en ETER es mejor o que es un mero espectador, son algunos comunicadores de medios masivos que, bueno, no vamos a descubrir nada, son directamente impresentables. Amparados en que laburan justamente en medios con llegada dan rienda suelta a la incapacidad y la estupidez y se abrazan a cualquier causa que medianamente su intelecto entienda. Esto se torna divertido cuando entran en una especie de carrera abierta a ver quién dice la cursilería más grande. Entonces leemos, absortos, las frases más ridículas, con la búsqueda de elogio más pedorra. Y reímos (?). Han llegado a decir cada estupidez, que, en la relectura, ya pierda la gracia y uno entra en la compasión. Este mismo periodismo es el que “se enoja” si se le realizan críticas al Barcelona, se tacha a esa gente de que “no sabe disfrutar”, porque el disfrute al parecer es algo que solo ellos saben sobre qué canales de la emoción se mueve. Entonces, el crítico se transforma en “anti”, se lo busca ridiculizar y cuando se lo quiere gastar lo que hacen es tirarle el resultado en la cara. Paradójico, ¿no?

Cipayismo futbolero Antes aclaramos lo que es cipayo porque han hecho pelota el término, de esto no tiene la culpa el barcelonista bobo, aunque en realidad sí (?). El cipayo original era un miembro de la caballería que servía en el Imperio Otomano, pero el cipayo tal como lo conocemos nosotros es quien simpatiza con los intereses extranjeros o al servicio de ellos. Bueno, esto lo decimos porque acá hay un fanatismo por el Barcelona que se da de bruces con el fútbol argentino. Uno, por ejemplo, va a comprarle una cartuchera al nene y pide por la de River, la de Boca, la de All Boys (?) y muchas veces no hay. Pero del Barcelona tengo. Ah. O ve en las casas de deportes que al lado de la camiseta de los grandes emerge la casaca blaugrana o esa horrible con los colores de un helado de agua. La penetración cultural es decidida, no solo ingresa por lo comunicacional sino también por el fetiche. El fenómeno del Barcelona es global, lo entendemos, pero una cosa es ver camisetas de Messi en China, Ghana o Kenia (?) y otra en nuestro país, Argentina, donde la tradición futbolística y su historia excede largamente a esta moda. En este sentido es donde más notamos que el Barcelona es una moda. Por eso, señor padre, no alimente la cipayez, cómprele la camiseta de Temperley, San Lorenzo, Lanus, el que sea, y fomente la cultura nacional (?).

La ignorancia y la tilinguería Al tener gente de menor calibre que ensalza tanto al Barcelona, se pierde la complejidad del fenómeno. Entonces, no se logra comprender la importancia del proceso catalán que lleva ya varios años. No lo entienden, no lo saben explicar, transmiten ignorancia. Y la ignorancia siempre contempla la tozudez que marida bárbaro con la tilinguería. Entonces se dicen pavadas non stop sin lugar para la elasticidad en el discurso. Todo está armadito, se entrega así, redondo, cerrado, no hay espacio para condimentar nada, ni siquiera tengas el tupé de marcar algo, por menor que sea. El fútbol del Barcelona es sagrado, no se lo cuestiona para nada, el que lo cuestiona es un hijo de puta resentido (?). El barcelonista bobo hace de la ignorancia un culto y de la tilinguería su mayor rasgo identitario. Jamás te va a discutir de fútbol, jamás indagará sobre la esencia del juego, siempre el corto registro de análisis se regirá por: posesión-Messi-Mourinho cagón-Pepe asesino-posesión-Messi-posesión-Chavi-Pep-Pep-Masía-Messi-posesión -Masía-Messi-mesqueunclub-valors-Chavi-Messi-Pep-posesión. De ahí no sale.

UNICEF (?) El propio Barcelona como institución, con su lema pedorro de mes que un club, fomenta esta cuestión de que SOMOS EL BIEN. Imaginate como le llega al barcelonista bobo eso, casi como una conducta en la vida. Como en los otros mandamientos señalados (?), acá lo peor de todo es que el barcelonista bobo cree realmente que ser un fans del club catalán es hacerle un bien a la humanidad, como si fuera un aporte para una ONG para pibes carenciados en Soldati. No comprenden que detrás de Barcelona-Nike y toda esa maquinaria, hay un negocio monumental como el de los otros clubes de elite del fútbol mundial. Pero compran el lema y se lo apropian de manera casi insólita, piensan de verdad que es más que un club. Esa pretensión global, eso del Bien, como el surgimiento del Barcelona papal de Bajo Flores en nuestro país (?), es una enorme falacia que también lo empaña todo.

Estos diez puntos no son contra el fenómeno del Barcelona si no contra la distorsión del fenómeno. Sería ridículo desdeñar su fútbol y lo que ha entregado durante estos años. Lo mismo sucede con la broma de la minimizar a Messi. La cuestión a observar son estos comportamientos de este sujeto que emerge y que muestra la degradación cultural del hincha de fútbol, siempre que le achacamos eso a los amigos que revolean puestos de chisap en las canchas (?), bueno, es turno de este novedoso personaje. El barcelonismo bobo se ha instalado en nuestro país y, más que discutirlo, estaría bueno erradicarlo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar