Fandom

Redópedia Wiki

Diez "orgullos" dudosos

901páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir

Diez “orgullos” dudosos Editar

Por Pep

Porque hay tantos decálogos como el decaloguista quiera sale uno nuevo para el regocijo del sapiente (?) público de LR!. En este caso dedicado a esos motivos de orgullo medio pavo que a veces tienen los hinchas.


guidomortensen.jpg


Los hinchas de todos y cada uno de los clubes tienen sus motivos para sentirse orgullosos del cuadrito de su corazón. Obviamente algunos tienen más razones de orgullo y otros menos, pero todos tienen al menos una. Va de suyo que todas tienen validez, y que cada uno se agarra de lo que puede, pero algunos de esos orgullos son cuanto menos discutibles, y en muchos casos prácticamente autodescansos.


Este listado es una enumeración no taxativa de algunos de ellos. El número, como se acostumbra, es sólo para facilitar la lectura, pero no implica un ranking, ni orden de preferencia, ni nada por el estilo.


1.- El ranking de entradas vendidas, el rating televisivo y las encuestas de popularidad.


Todas hijas del “tenemo la hinchada más grossa de toda, papáh!”, pero un poco más pavas que su progenitora (?). En el fondo intenta tirar bajo la alfombra la dura realidad del orgulloso de turno, aunque no siempre es cuestión de actualidad, sino también de historia, ya que hay una gran cantidad de equipos que jamás alcanzaron grandes glorias, pero que siempre se han jactado de su popularidad. Es un mezcla de reverencia por las masas y de anhelo de estudiante de preparatoria (?).


2.- La barra brava más jodida


Hermana violenta de la anterior (?), esta causa también es hija del “tenemo la hinchada más grossa de toda, papáh!”, pero de otro matrimonio (?). En este caso no es necesario tener la hinchada más numerosa, sino la más temida. En los últimos años parece haber perdido terreno como argumento orgulloso, pero tal vez no haya sido por un “crecimiento como sociedad”, sino porque las barras en la actualidad pelean más interna que externamente. Hasta hace unos años rankeaba muy alto en la clasificación de orgullos pelotudos.


3.- Los palcos más lujosos
El paradigma de lo snob. A decir verdad no son demasiados hinchas lo que lo dicen, y en realidad no todos tienen palcos como la gente (?), pero igualmente se ha escuchado alguna que otra vez una argumentación en base a tal “orgullo”. Obviamente dicha por alguien que en su puta vida podrá acceder a uno…


4.- Las ventas millonarias records.


También snobismo, pero con un poco más de calle. El anterior era de Recoleta y este de Palermo (?). O sea, todo bien con que el club venda por mucha guita, porque eso le hace bien a la economía de los dirigentes las instituciones, pero no más que eso. Al hincha común la venta record no le cambia nada. Podrá argüirse que con la venta millonaria se pueden traer grandes refuerzos, a lo que cabe como respuesta un simple “já, sí, contate otro” (?).


5.- Los hinchas famosos de cada club.
Aunque poca gente lo crea hay mucha ídem (?) que se vanagloria de este tipo de cosas. No interesa si el famoso en cuestión es un fenómeno o un verdadero pelotudo, no es algo para enorgullecerse, en todo caso sí para tenerle más simpatía –o antipatía- a la susodicha celebridad, pero no algo para echar en cara. Sí, por el contrario, es totalmente pertinente enrrostrarle a otros los hinchas impresentables que tenga su equipo.


6.- La posición en el ranking de la FIFA, la IFFHS, y los estudios de una prestigiosa universidad de Sarasota(?).


Alguno objetará este punto diciendo que esos charts (?) se basan en resultados y que por tal motivo son válidos. De ningún modo, esos rankings son armados según el antojo de cada entidad –incluso el de FIFA- siguiendo criterios ininteligibles para cualquier mortal con menor IQ al de Kasparov, y de hecho suelen arrojar aberraciones como que un equipo que salió 14º en sus tres últimas temporadas esté por arriba de uno que acaba de salir subcampeón de su liga. Pero además hay otro motivo para oponerse fervientemente a esta argucia, y es que nadie le da bola a esos listados salvo cuando lo benefician. De hecho ni siquiera se sabe cada cuánto salen, ni nada. O sea, no existen.


7.- El supuesto (y falso) estrato social de los hinchas.


Porque en el fútbol, como en botica (?), hay de todo, existen aquellos hinchas que basan parte del orgullo que les produce su club en la estereotipada versión de su origen social. Lo bueno (?) de esto es que tal falacia puede utilizarse en ambos sentidos, es decir, están aquellos que se jactan de ser “gente bien” (!) por contraposición a los parditos (?) de su archirrival; como también aquellos que se ufanan (!) justamente de lo contrario, es decir de “ser pueblo”, al revés que sus clásicos adversarios que “son todos chetos putos”. En el fondo una pelotudez importante, que además parte no sólo de preconceptos discriminatorios, sino también falsos, que tal vez hayan tenido validez allá lejos y hace tiempo, pero que desde hace años no tienen correlato en la realidad. Basta con darse una vuelta por un country –si lo dejan entrar- o por una villa –si lo dejan salir (?)- para detectar en ambos hábitats camisetas, insignias y memorabilia (?) del equipo que supuestamente no pertenece a ese estamento.


8.- La marca de la camiseta
¿Hay gente que chapea con esto? Sí, lamentablemente sí (?). El tema no resiste el menor análisis, pero vaya uno a saber, capaz que a falta de otros pasamanos de los cuales asirse este resulta útil. Para algunos ser vestidos por determinada marca es un síntoma de status, grandeza o quien sabe qué cosa. Tal vez haya algo de eso, se supone que una marca de punta no vestirá a un equipo zaparrastroso aunque sólo sea por una cuestión mercantil, pero, la verdad, más de uno (autor incluido) cambia un adidas por un 10º puesto en el Clausura….


9.- La facturación en merchandising
Hermano bobo de varios de los orgullos metálicos (?) de este listado. Probablemente el menos futbolero de todos. La venta de banderines, tacitas, botellitas, fotitos, bufanditas y escarpinitos (?) con el sello de “producto oficial” tal vez ayude a las arcas de los clubes, pero de ningún modo el importe ingresante por tales motivos son para andar chapeando y escupiendo para arriba. Obviamente es un recurso válido, pero no más que eso, vender más yerba con el escudo del club no es un motivo para golpearse el pecho y asirse el miembro ante la tía Josefa.


10.- El devenir (?) de los ex jugadores en otros clubes.


Es normal, habitual, entendible e incluso justificable que un hincha X se ponga contento por como le va a añejas glorias de su club en otros lados, máxime si es en el extranjero o en la selección nacional. No obstante, eso, que hasta puede generar un cierto orgullo, no debería degenerar, como lo hace, en un pseudo argumento orgulleril (?) para ir cantándolo a los cuatro vientos, ni para ganar discusiones. Pone muy contento que el jopende (?) que apareció hace unos cuantos años en la primera de nuestro club descolle en las grandes ligas (?), pero listo, eso es todo. Juega para otro, no juega para uno, y probablemente en la puta vida volverá a jugar para nosotros, o si lo hace hay altas chances de que lo haga gordo, pelado, lento y roto (!). Debe recordarse con cariño a esos jugadores, y con orgullo respecto de lo que hicieron y consiguieron, pero lo que hagan con otra camiseta no aumenta la (mucha o poca) grandeza del club por el que pasaron en su momento, y al que no vuelven a dar una mano ni aunque tengan más plata que un país africano (?).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar