Fandom

Redópedia Wiki

Diez versos del mal (?) que quisieron venderle a la gente

901páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir

Diez versos del mal (?) que quisieron venderle a la gente
Llegó el turno de reseñar algunas máximas, bastante heterogéneas, que durante años han sido vendidas como verdades, pero en realidad son tocuén, y tocuén es cuento.

zOH5Us.jpg

Desde los medios, pero también desde los propios protagonistas –jugadores, entrenadores, dirigentes, hinchas caracterizados, etc.- se repiten a menudo frases hechas dichas como verdades cuando no lo son.

Algunas son en realidad juicios de valor, otras son mostradas como supuesta verdad objetiva, y si bien, son muy diferentes entre sí las hermana (?) la falacia. A continuación un listado de diez de ellas, sin que se trate de un ranking, ni haya preeminencia de alguna. El númerito (?) a la izquierda es sólo para ayudar a la identificación dentro de este listado variopinto.

1. Brasil es malo. Hay que odiar a Brasil
Si bien la pica con el fútbol brasileño es de antigua data (?) está máxima tiene el sello bilardiano, con Oscar Ruggeri como uno de sus máximos voceros. Se instaló la creencia de que admirar al fútbol brasileño es de puto poco menos que traidor a la patria, de que nos odian, y, lo que es más jocoso (?), nos tienen miedo. Ni una cosa, ni la otra. Uno puede admirar distintos equipos brasileños, y más aún algunos de sus jugadores sin por eso ser un vendepaís (?). Del mismo modo es innegable que los equipos de Brasil (selección o clubes) respetan a sus pares de Argentina, pero miedo ni a palos. Creer que ven una camiseta argentina (de selección o determinados clubes) y se asustan es risible. Se emparenta la cuestión con la supuesta condición de pechofrío de los jugadores brasileños. Menos mal que son pechos, sino vaya a saber uno lo que hubiesen ganado. Lo que es peor, es que de ese modo se instaló, también, la creencia de que pegando se les gana, cuando durante añares se los tuvo de hijos jugando al fútbol.

2. En Inglaterra se quieren matar por el gol de Grillo
Primer punto, el partido fue un amistoso. Y es más, un amistoso no oficial, sino contra un combinado de la liga inglesa, y el argentino era el combinado de Buenos Aires. El amistoso posta de esas fechas contra la selección de Inglaterra fue el siguiente, que se suspendió por lluvia apenas comenzado. De todos modos, aún tomándolo como partido oficial no dejaba de ser un amistoso. No fue en un Mundial ni mucho menos. Pero además, el gol tampoco fue la locura. Un gol en que el delantero, pillo y vivo, eso sí, aprovecha que el arquero creyendo que vendrá el centro deja libre el primer palo y posibilita que Grillo remate directo convirtiendo desde un ángulo cerrado. Un lindo gol, con detalles de técnica y picardía, claro, pero un gol más, y en realidad un gol que se come el arquero. Pretender que 60 años después los ingleses siguen acordándose de ese gol es, como mínimo, de pajuerano, máxime cuando han tenido derrotas fieras por doquier a lo largo de la historia.

3. Existe la fórmula perfecta para ganar todo
Verdad que disparan algunos periodistas sobre determinados técnicos que gustosos recogen el guante. No existe la fórmula perfecta. No existe la martingala futbolística. Todo aquel que diga que un técnico asegura resultados –y mucho más que asegure campeonatos- miente. Existen, claro, técnicos más capaces que otros. Técnicos más exitosos. Técnicos con más o menos fracasos. Pero todos tienen algún muertito en el placard, salvo que hayan dirigido a un solo equipo, y en realidad a un único plantel, y por corto tiempo. Fundamentalmente no existe el técnico que asegure resultados porque no es el que define. Los que definen son los jugadores, y aún manteniendo a los mismos 11 siempre, estos van envejeciendo, aburguesándose, los rivales van conociéndolos. Por eso no sirven las apelaciones a éxitos anteriores como fundamento único para defender una postura. El técnico que ganó todo hace años en un equipo no necesariamente va a triunfar en otro proceso. Cambian los jugadores, cambian los rivales. Todo cambia. Nadie puede asegurar resultados. Nadie.

4. Hay hinchadas que alientan todo el partido
Otro tipo de chamuyo, alimentado por la misma hinchada y por cierto sector del periodismo que le hace el juego a la derecha (?). Para no herir (?) no se harán nombres, pero todos saben de quienes se trata… Es cierto que hay hinchadas un poco más cantarinas (?) que otras pero todas tienen momento de silencio, todas gritan más en determinados momentos del partido –cuando van ganando, algunas cuando le hacen un gol durante un par de minutos, cuando tienen un córner a favor, depende de la pobreza de cada uno-. Y todas las hinchadas en algún momento putean. Algunas más, otras menos, pero depende más del momento que de una cuestión ideológica. La hinchada que cante los 90 minutos no existe, ni siquiera con parlantes ayudando.

5. Gimnasia nunca fue campeón
No, no se va a hablar de la Copa Centenario, aunque técnicamente es correcta contarla. Se habla del título de 1929. Gimnasia y Esgrima La Plata ese año fue campeón de Primera División. Campeón del fútbol argentino. Podrá argüirse, con razón, que es un título amateur, y que la práctica –de modo injusto, pero real- cuenta sólo los títulos del profesionalismo. Y en ese caso será cierto que Gimnasia nunca fue campeón, del profesionalismo. El Lobo no es virgen, en todo caso se habrá olvidado de la cara de Dios (?), pero alguna vez la puso. Todos los años alguna mente maldita saca cuentas –durante quince minutos- para llegar a la afirmación “124 años y nunca fue campeón”. Falso. En todo caso 80, desde el profesionalismo, 82 desde el último, eso sí, pero decir que nunca fue campeón, es falso.

6. Los promedios se inventaron para salvar a River
Otra falsedad similar. En 1981 desciende San Lorenzo, transformándose en el primer grande en perder la categoría. Ese mismo año, más tarde, se decide instaurar los promedios para el descenso, con la consigna de evitar que se vaya otro grande, hecho reconocido por el mismo Julio Grondona, Presidente Eterno (?) del fútbol argentino. De tal modo, en 1982 ya estaba en vigencia el sistema, pero, toda vez que en la temporada 1981 no se había todavía impuesto, se consideró que sería injusto tomar tales puntos anteriores cosechados cuando los clubes no sabían que les servirían para otros años. Es así que en 1982 los clubes sabían que los puntos que sumaran en el Metropolitano servirían para el promedio -sistema ya aplicado a fines de los años 50-, pero lógicamente ese primer año, al no haber puntos previos que computar las tablas coincidirían. Al pedo sacar promedios cuando todos dividen por esa misma temporada. En 1983, entonces, se aplican efectivamente por primera vez los promedios, tomándose en cuenta los puntos de ese año y los del anterior. River termina anteúltimo en el Metro 83, y no desciende porque existían los promedios, que ya se habían dispuesto un año antes, cuando no se preveía que el Millonario hiciera una campaña tan mala, ni venía de hacer una similar. De otro modo, saliendo anteúltimo y con otra campaña pésima previa hubiese descendido de todos modos. Quiso el destino (?) que con el nuevo sistema pagara otro grande, Racing. De cualquier modo el periodismo y el mito instalaron la creencia de que los promedios se pusieron para salvar a River. Casi 30 años más tarde ese mismo sistema lo terminaría condenando, por lo que bien podría decirse que los promedios se pusieron para cagar a River (?).

7. Los jugadores son lo más sano que tiene el fútbol
No es la intención atacar a los jugadores. Tampoco diremos que son lo peor que tiene el fútbol, pero sobran ejemplos –aún sin caer en el terreno de lo ilícito- que tiran por tierra esta afirmación. Tal vez haya sido cierta en otros tiempos, pero desde hace años, sobre todo desde el crecimiento desmesurado del negocio es algo muy lejano a la realidad. En todo caso podrán ser –en la generalidad y no cayendo en casos puntuales, dignos y decorosos, que los hay en cantidad- lo menos insano que tiene el fútbol, sacando al hincha de a pie, que igual tiene sus cuitas.

8. La mística
Tocuén de tocuenes. Al menos en lo que a clubes hace. En todo caso podrá haber planteles ganadores, que obtengan varios títulos. Habrá instituciones más poderosas que ganen cada tanto muchas cosas, pero no existe la mística como tal. No existe equipo que gane todo por el nombre, la camiseta o la cancha. Sino no pasarían largos años entre logros y logros. Algún trasnochado dirá que el Barcelona tiene mística. No señor, el Barcelona tiene un flor de equipo, pero hasta el 2006 había ganado una sola Copa de Europa, y había perdido dos finales. Alguno dice que el Real Madrid no la tiene, cuando es el equipo que más veces ganó la UCL. Podría decirse que Independiente tiene mística, pero salvo que la tenga en el freezer desde 1984 no es una afirmación muy convicente. Sí existen equipos ganadores, y sí existen instituciones que le dan más trascendencia a determinado tipo de competiciones, y cuando pueden jugar le dan preeminencia. Pero todos han tenido derrapes durante años, no sólo no ganando esas competencias, sino sin figurar siquiera a placé.

9. El jugador argentino es ganador
Ehhhh, sí, claro, y cuando no triunfa es porque el entrenador de turno es antiargentino. Obviamente el jugador argentino está entre los más buscados por los clubes de Europa, pero durante años no se ha destacado especialmente, y aún hoy pocos son los que son verdaderas figuras dentro de sus equipos, y muchos menos los que lo son en los equipos exitosos. De los equipos campeones en la temporada pasada en Europa en las ligas más importantes de ese continente, sólo el Barcelona tuvo el concurso fundamental de argentinos. También el Borussia Dortmund tuvo a Lucas Barrios como jugador destacado, pero bue, juega para Paraguay (?). Sería injusto reducir el listado de argentinos figuras sólo a Messi. Ampliemos aceptando en la lista a Agüero e Higuaín, y por lo hecho en la temporada 2010/11 a Tévez, si se quiere (?). Ninguno más. Sacando a Higuaín, cuyo equipo peleó hasta el final en varios frentes, ningún otro estuvo en equipos que hayan aspirado a lo más alto. Podría alguno decir que Mascherano y Milito también estuvieron en Barcelona, pero uno es un jugador más en la escuadra blaugrana, y el otro era casi un adorno (?) en el último tiempo. El jugador argentino es importante, y puede triunfar, pero es falso que los clubes europeos mueran por ellos y que sea imprescindible contar con ellos para obtener títulos porque tengan un fuego sagrado que los distingue del resto.

10. Lo más importante es llenar las tribunas
Esto es verdad (?). Claro que es importante llenar las tribunas, habla bien de los hinchas, llegado el caso. Es lindo, puede ser gratificante, pero ni a palos es lo más importante. Lo curioso es que, salvo un par de equipos que no tienen gente y sekierenmatar (?)- la gran mayoría de las hinchadas han hecho gala de esto en algún momento de la historia. Algunas que durante años vivieron de ese curro (?) hoy en tiempos más dulces lo olvidan. Otras que nunca le dieron bola, al llegar la mala se agarran de eso. Y además está Racing (?). En el fondo tiene que ver con una regla de tres inversa, a menores resultados mayor apelación a la gente y la masividad, acompañamiento y demás. No está mal en cierto punto, pero es taparse el sol con un dedo mocho.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar