Fandom

Redópedia Wiki

El resistido

901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

En todos los equipos siempre hay un jugador al que se le echa la culpa de todos los males. Un chivo expiatorio que sale a la cancha con un laser rojo apuntándole a la frente para el caso de que venga una derrota o se mande una cagada. Un verdadero hijo de puta (?)

OhuTOl.jpg

Si alguna enseñanza ha dejado Hollywood es que siempre hay un culpable digno de ser linchado por el pueblo (?). Tal regla de vida (?) no excede al fútbol, y mucho menos al argentino, tan pródigo en muertos como una película de George Romero.

En todo equipo hay un futbolista cuya función es, al menos para los hinchas, pagar el pato por las cagadas grupales, amén de las propias. En todos, aún en los que transitan por el camino del arco iris éxito. Tipos que son puteados incluso cuando hacen una bien al son de un “bue, por fin hiciste una, perro sarnoso y sin vacunar” (?). Ese pobre ser no es otro que El Resistido, nombre de western spaghetti, para seguir con las imágenes cinematográficas.

No obstante esa llegada a todos los planteles no todos los resistidos son de la misma calaña. Algunos, pocos, son culpables de crímenes que no cometieron, como los integrantes de Brigada A. Otros, en cambio, son plenos merecedores del escarnio social traducido en chiflidos, murmullos, escupitajos, acoso sexual y deseos homicidas entre la fanaticada (?). Sin embargo, aún en estos casos hay diferencias entre los distintos resistidos.

Debe aclararse que resistido se puede nacer, pero también al resistido se lo puede hacer. En el primero de los casos hay dos opciones, la primera es para los verdaderos fuera de serie en sentido inverso (?), auténticos desastres de la naturaleza que desde que tocan la primera pelota son carne de murmullos. La segunda sería para aquellos que provienen de un club más o menos detestado por la parcialidad del nuevo equipo y que por ello cargan con un lastre importante.

En cuánto a los resistidos que se hacen básicamente hay dos variantes, una dada por los que hablan al pedo, a la que le denominaremos al efecto académico y sin que implique relación alguna con hechos reales como Oscares (?). En el mismo piso (?) habitan los mer$enarios, acusados de no dar todo en pos de un reclamo por llevarse un poco más de metálico, a los que en teoría y para evitar confusiones azarosamente se les concederá el nombre de Adrianes (?).

Por otro lado están los que se ganan la reprobación a fuerza de cagadas netamente futbolísticas, que pueden dividirse entre los que incurren en reiteración desmedida de macanas, pongamóle a título imaginativo Rogelios (?); los que, sin mandarse demasiados mocos, el día que lo hacen se clavan una que quedará para la posteridad y que no tiene remedio posible, a los que llamaremos en abstracto Adalbertos (?); y los que lisa y llanamente son acusados de sufrir de hipotermia pectoral, sea en un partido clave, sea en muchos partidos, los tiernos de la vida, en otras palabras, a los fines de este estudio, los Pitus (?).

¿Puede un resistido dejar de serlo? Técnicamente nada se lo imposibilita, e incluso ha habido algún que otro caso exitoso en ese sentido. Tipos que con la maduración, el crecimiento, la llegada de un entrenador que le diera un par de fundamentos básicos, la brujería, o el pacto con el diablo (?), han logrado torcer esa vibra negativa (?) para transformarse al menos en indiferentes, y, en menos oportunidades en tipos queridos. De todos modos el camino para vencer a la resistencia es arduo, con espinas, piedras, arenas movedizas, obstáculos y alienígenas (?), cabe aclararlo. Nadie deja de ser resistido de un día para el otro.

También es posible el fenómeno inverso, tipos queridos que pasan a ser resistidos. En este caso, a diferencia del anterior, sí es posible cagarla para toda la cosecha de un solo saque y pasar a ser repudiado en una jugada. Por supuesto el pasaje de un estado a otro dependerá por un lado de cuán querido es el jugador y de la cantidad y/o calidad de las gaffes. Podría establecerse una regla de 3 inversa al respecto, pero es al pedo (?).

Si bien todos los resistidos son, justamente, repudiados, rechazados, no todos lo son en la misma intensidad. Dependerá del delito (?) del que se los acuse, así el cagón o el pechofrío será vilipendiado en cuánto la pelota le pase a 3 metros por no correrla, el jugador de madera lo será por haber errado lo imposible, por no haber marcado como la gente o por cagar la quinta contra seguida por querer meter un pase quimérico o un gol histórico cuando tenía a un compañero mejor ubicado.

El pecho difícilmente deje la categoría de resistido, mismo el bobo cancherito al que no le da el piné para hacerse el galán, a quien se llamará, al sólo fin de nomenclarlo de algún modo, Pablito (?). El perro, por el contrario, con el tiempo dejará de ser chiflado o víctima de murmullos para pasar primero a la lástima y luego a la risa. Triste destino transformarse en el bufón de la gente, pero un poco menos doloroso, tal vez, que ser puteado.

La historia muestra casos de resistidos que torcieron su destino, de otros que siempre convivieron con la rechifla aún después de retirados, y de otros que, aún yéndose del club en cuestión se transformaron en ídolos de otras instituciones pero, a fuerza de declaraciones malaleche poco afortunadas, se han granjeado un odio mayor. Pero se trata de otro supuesto, del desagradecido, un correntino personaje del que se hablará en otra oportunidad.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar