Fandom

Redópedia Wiki

En alquiler (?)

901páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir

​​​​​

En alquiler (?) Editar

Por Pablo

¿Quién dijo que el Mundo Racing (?) no es único? Para quienes se olvidaron, o para aquellos que no la conocían, hoy LR! trae la historia de aquel equipo de la “Academia” que en la década del ´80, fue alquilado en forma casi completa a un club mendocino para tratar de ascender al Nacional B.


alquiler.jpg
Una formación de Racing a fines de 1985. Parados: Pavón, Ortíz, Wirtz, Costas, Longo y Sicher. Hincados: Cordero, Orte, W. González, Attadía y W. Fernández… 7 de estos hombres serían partícipes en el primer semestre del año siguiente de una aventura que nunca podrían olvidar


27 de diciembre de 1985. En cancha de River, el Racing de Alfio Basile empata 1 a 1 ante Atlanta y gracias al 4 a 0 logrado pocos días antes, se consagra ganador del octogonal de la vieja Primera “B”, en su última edición como segunda categoría del fútbol local. Mientras los hinchas que llenaron el “Monumental” deliraban con el regreso a la máxima luego de dos años de penurias en el ascenso, seguramente cuando a los pocos días el electo presidente Horacio Rinaldi se hizo cargo del club, habrá empezado a preocuparse por un problema de difícil solución…


Lo que pasa, es que un año antes, a la gente de la AFA le había pintado (?) mandarse una gran reestructuración, disponiendo como medida principal la adopción de la “temporada europea” para la “A” en el período 1985-86, teniendo que adoptar el mismo criterio las demás categorías a partir de la 1986-87. Además, en el ´85 se jugó el último “Nacional” de primera división y surgió en su reemplazo el “Nacional B”, torneo que pasaría a ser el más importante del fútbol de ascenso.


Como la temporada 1986/87 arrancaría recién el 13 de julio (luego del mundial en México), los dos ascendidos -Racing y Rosario Central- tenían un gran problema: ¿cómo pagar los sueldos del plantel durante medio año sin actividad oficial?. Armar partidos amistosos en el exterior podía ser una solución parcial mas no definitiva, por lo que el “Canalla” recurrió a prestar la mayoría de sus jugadores a diversos clubes de la “B” para jugar el Apertura (por ejemplo, el “Negro” Palma terminó en Colón junto a José Di Leo y a Los Andes fueron en combo Hernán Díaz, Hugo Galloni y Fernando Lanzidei), el torneo que duró cuatro meses y otorgó ocho plazas en el futuro Nacional. Pero el club de Avellaneda, en uno de los tantos mojones tan particulares de su larga historia, terminaría apelando a otro tipo de solución…


Para marzo de aquel ´86 la situación económica albiceleste era preocupante. El sponsor -Fides- no había renovado el contrato, los ingresos por publicidad estática y venta de entradas en el estadio eran nulos (algo totalmente lógico ante el parate) y encima que la cantidad de socios no era muy alta -algo menos de diez mil-, varios cobradores de cuotas no trabajaron en el primer trimestre, por lo que la recaudación en ese aspecto fue demasiado pobre.


Acá es cuando aparece en escena una filial que la “Academia” tenía en Mendoza. Cuando el equipo viajó en marzo a esa provincia para disputar un amistoso en el mundialista ante Huracán Las Heras, dos integrantes de la misma que eran dirigentes del Club Atlético Argentino -que usa los mismos colores y apodo que la entidad del sur del conurbano- se acercaron a Rinaldi para hablarle. ¿Y para qué era ese contacto? Sucede que Argentino (cuyo otro apodo es el “Boli”), al igual que otros 11 cuadros de la provincia cuyana iba a disputarse una plaza en la segunda división y la posibilidad de reforzar el equipo con jugadores pertenecientes a un club tan importante no era para despreciar así nomás.


revista.jpg
Ni bien surgió el rumor, una revista partidaria se hizo eco del mismo


A cambio de aproximadamente U$S 120.000 (más premios por partido ganado y por clasificar al Nacional B, en su caso), por el término de dos meses el 85% del plantel de Racing Club fue contratado para defender la camiseta de la entidad mendocina. ¿Cómo era el arreglo? Los jugadores podrían seguir viviendo durante la semana en Buenos Aires, entrenando en un predio militar de Villa Martelli y recién los viernes viajarían hacia la tierra del buen sol y del buen vino (?), para concentrar de cara al partido del domingo. Ya en Chile oriental Mendoza, la práctica del sábado se hacía en Potrerillos, al pie de la cordillera, el mismo lugar en el que había estado la selección holandesa en el Mundial ´78.


El sistema del torneo sería el siguiente: 12 equipos jugando todos contra todos entre abril y junio del ´86, y al cabo de esas 11 fechas los 4 mejores de la tabla de posiciones pasarían a disputar el cuadrangular final, cuyo ganador se haría acreedor a la plaza que la AFA le había otorgado a la provincia cuyana para el nuevo certamen del ascenso. En la línea de partida, los históricos San Martín, Independiente Rivadavia y Gimnasia y Esgrima aparecían como grandes candidatos a quedarse con el título, sin dejar de lado a un Deportivo Maipú que en ese tiempo tenía un muy buen equipo. Por su parte, Argentino-Racing era LA novedad, y por los nombres de algunos de sus jugadores (además de ser porteño), era el cuadro a vencer dentro del verde césped y odiado a morir fuera del mismo.


mendoza2.jpg
Una formación de la “Academia”, ya instalada en el lejano oeste


Cabe destacar que, respecto al equipo que durante 1985 había jugado el torneo de Primera “B”, Racing tendría pocas bajas aunque todas muy importantes. En primer lugar, “Coco” Basile le había dejado su lugar en el banco a Rogelio Domínguez, aquel arquero multicampeón con Racing y Real Madrid en la década del ´50 y de extenso paso por Boca como DT en la década del ´70 (recordado por su fútbol vistoso pero sin títulos); pero además, el nuevo entrenador decidió prescindir de dos delanteros que habían sido muy importantes en el ascenso logrado: Daniel “Cholo” Pavón y el recordado Félix “Pampa” Orte. Asimismo, el defensor Néstor Sicher -autor del gol que posibilitó el ascenso- había concluido su préstamo y ya estaba de vuelta en Lanús (luego fue cedido a GELP) cuando comenzó la aventura.


El resto de los que logró el ascenso permaneció, agregándose a ellos un grupo de pibes de inferiores entre los que destacaban Jorge Acuña, Hugo Lamadrid, Juan Carlos Zubczuck -quien ya había jugado algunos partidos en la temporada del descenso, la del ´83- y otro pibe que venía de All Boys con apenas 17 años, del cual se hablará con detalle más adelante. El único experimentado que llegaba como refuerzo era el chubutense Edgardo Geoffroy, un atacante que venía de jugar en Colombia y que luego sería ídolo en Chile, quien dejó en el recuerdo algo particular: como era un desconocido para muchos hinchas y su apellido era un tanto complicado de pronunciar, en la popular el tipo fue bautizado como “Chofitol” (?).


El comienzo fue con derrota 2 a 1 ante San Martín. La tarde del 6 de abril del ´86, los que salieron a jugar contra el “Chacarero” fueron: Miguel Wirtz, Héctor Fernández, Gustavo Costas, Néstor Fabbri y Washington González; Horacio Attadía (luego entró Horacio Cordero), Italo Ortíz, Miguel Colombatti y Jorge Acuña; Washington Olivera (suplantado por el “Flaco” Lamadrid) y Walter Fernández.


mendoza.jpg
Instantánea de un partido jugado por la fusión Argentino-Racing


Uno de los reemplazados, Attadía, tuvo debut y despedida ante el CASM. Pero mejor que lo cuente él: “Me pegaron una patada terrible, me pusieron en una camilla y después me tiraron como una bolsa de papas afuera de la cancha… al final, me sacaron casi medio litro de sangre coagulada de la rodilla. Con esas palabras del ex-volante de Lanús y Mandiyú, uno tranquilamente puede darse una idea de las batallas que se libraban en aquel tiempo en busca de un ascenso…


Otro que la pasó realmente mal fue un joven Gustavo Costas, quien una tarde, al momento de efectuar un lateral fue quemado con un cigarrillo por un policía (!) que estaba al borde del campo. “La gente era bastante hostil, tirarnos manzanas era de lo más suave que hacían”, recordaba hace un tiempo el uruguayo Ítalo Ortiz. “Después de lo de Attadía, también se lesionaron Costas, Colombatti, Ortíz, Walter Fernández y González… era jodidísimo, a las tres fechas nadie quería seguir en esas condiciones. Estas palabras corresponden a Hugo Lamadrid, uno de los más jóvenes de aquel plantel y que a golpes se tuvo que ir curtiendo en esto del fútbol.


Era un buen equipo ese de Racing, claro, pero tal vez le faltaban dos cosas fundamentales: una zaga central experimentada y la experiencia de jugar en el interior de nuestro país. En tal sentido, es bueno leer lo declarado por el primo de Manuel arquero Miguel Wirtz: Los partidos eran una guerra. Concentrábamos en el Hotel Huentala y no podíamos salir ni a caminar porque nos tiraban hasta naranjas. En los partidos, los naranjazos también eran una constante, los rivales nos cagaban a patadas y el grito más escuchado era el de porteños hijos de puta”.


Linda la experiencia (?). Volviendo a la faz deportiva, hay que decir que luego de empatar sin goles en la segunda fecha ante Independiente Rivadavia, la fusión le encajó un rotundo 5-1 al Dep. Guaymallén. A fines de abril se venía un duelo importante ante Dep. Maipú, y es en ese momento que hay que hacer un alto en la historia.


foppoli2.jpg
Imagen del Deportivo Maipú que finalmente se quedó con el único ascenso disponible para la liga mendocina… Pedro Fóppoli es el último jugador de los parados, de izquierda a derecha


Es que en el “Botellero” jugaba Pedro Fóppoli, un recio zaguero que medía 1,92 mts y encima, tenía un terrible disparo de media distancia. Parece ser que a este buen muchacho le habían prometido jugar con Racing en la “A” durante aquel verano del ´86, pero luego un empresario inescrupuloso (?) ofreció a un pollo suyo, muy jovencito y con buenas condiciones: ese era Néstor Ariel Fabbri, quien llegando desde laconchadetumadreolboiiii el “Albo” terminaría jugando casi cinco años en la zaga racinguista. Bueno, la cosa es que el tal Fóppoli se debe haber quedado con la sangre en el ojo, porque en el duelo ante Argentino no sólo la rompió como defensor, sino que también metió dos goles para el 3 a 2 final de su equipo.


Con apenas 3 puntos sobre 8 posibles, muchos pensaron que el panorama se le complicaba a los representantes de la “Academia”, pero a partir de allí los jugadores de Domínguez enhebraron cinco triunfos en fila, por lo que se descontaba su presencia en el cuadrangular final y la esperanza estaba intacta. Primero, fue 4-1 a Godoy Cruz, luego 3-0 ante Huracán Las Heras (en el medio de esos encuentros, Argentino debió pedir un permiso especial a la Liga Mendocina para adelantar su partido, ya que la “Academia” había sido invitada a participar de un cuadrangular internacional en el “Monumental”), después otro 3-0 ante Palmira, más tarde un gran 5-0 a Andes Talleres y el 25 de mayo, la serie se cerró con el 2-0 ante Luján Sport Club.


Si bien en la tabla la cosa había cambiado mucho y para bien, hay que hacer un par de consideraciones a esta altura de la historia. Los jugadores estaban liquidados en lo físico. Tomando como punto de partida el 27 de abril y cerrando la línea el 25 de mayo (los duelos ante Maipú y Luján respectivamente), y sumando los amistosos jugados en Nuñez ante Montevideo Wanderers y Bayer Leverkusen, en menos de 30 días un gran número de muchachos habían disputado nada menos que 8 encuentros con muchos viajes en el lomo, para colmo.


cordero.jpg
Camiseta utilizada por Horacio Cordero en la aventura mendocina


Pero además, ya para fines de mayo la corta relación entre Argentino y Racing comenzaba a mostrar signos evidentes de desgaste. Sucede que luego del primer partido, varios jugadores se pusieron firmes y dijeron que no viajaban más a Mendoza si no tenían contrato, ya que hay que recordar que el vínculo de la mayoría había caducado el 31 de diciembre del ´85 y la dirigencia estaba esperando a julio para redactar los nuevos papeles.


Así fue primero como Walter Fernández, después Colombatti y más tarde hasta el propio Wirtz se negaron en su momento a tomar el avión a Cuyo. Argentino presionaba porque en el contrato firmado con la “Academia” se estipulaba la presencia de todos los titulares, y con ese mal clima llegó una derrota para cortar la racha de 5 éxitos al hilo: Gimnasia y Esgrima ganó 3 a 1 en la penúltima fecha, casi asegurando su pase al cuadrangular y comprometiendo de paso la clasificación de la fusión.


Ya en la jornada de cierre, con la situación completamente desmadrada (?) y el “Boli” teniendo que usar enteramente al plantel con el que habitualmente jugaba en la liga de Mendoza, Círculo Rivadavia lo derrotó 1 a 0 y lo dejó en el quinto puesto, a un solo punto del petit torneo por el ascenso. Dicho cuadrangular finalmente fue jugado por la “Lepra”, Huracán, el “Lobo” y Maipú, club que terminó llegando al nuevo Nacional B y en el que permanecería hasta el año ´92, con el recio Fóppoli como uno de sus estandartes en los primeros tiempos.


“La campaña fue buena, con varias goleadas inclusive. Pero cuando enfrentaban a rivales complicados, que pegaban mucho, se asustaban. El más insultado y castigado físicamente era Walter Fernández, quien un día contra Huracán Las Heras hizo un golazo -se gambeteó a medio equipo rival- y cansado de todo, dejó la cancha sin que hubiera previsto un reemplazo para él”. Así ilustraba el periodista mendocino Gustavo De Marinis, el paso de la “Acadé” por su provincia en aquel inolvidable 1986.


Si bien algunos le vieron un costado positivo a la fallida experiencia, tal el caso del presidente Rinaldi (“Era la única manera de no originar gastos y mantener unido al plantel… ahí nació anímicamente el campeón de la Supercopa ´88, con muchachos acostumbrados al sacrificio), lo real y concreto es que Argentino ni siquiera clasificó al cuadrangular final por el ascenso. Y que para la gran mayoría de los integrantes de aquel plantel de Racing, lo que arrancó como un interesante misterio se tornó pronto en una pesadilla interminable.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar