Fandom

Redópedia Wiki

Grandes jugadores sudamericanos: Iván Zamorano

901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

​​​​​

Grandes jugadores sudamericanos: Iván Zamorano Editar

Por Pablo Picotto

Incluido en el vasto grupo de aquellos jugadores que no fueron tan valorados en su momento, el chileno fue uno de los mejores delanteros de esta parte del mundo en las últimas dos décadas. Su historia, hoy en LR!.


zamoranochiletapa.jpg


Iván Luis Zamorano Zamora nació en Santiago el 18 de enero de 1967. Desde muy pibe demostró un gran amor por la Nº 5, y por ello no extrañó a su entorno que ingresara en las divisiones inferiores del Cobresal. Pero la gente del club fundado a fines de los 70´s y que tiene estrecha relación con la minería, decidió cederlo a préstamo al Trasandino (que luego pasaría a llamarse Cobreandino para más tarde recuperar su vieja denominación), para que el joven delantero se fogueara en el ascenso chileno.


pibe.jpg


Habiendo tenido buenas actuaciones en el certamen de Primera “B” y una vez consumado el ascenso en 1985, Zamorano volvió al Cobresal, con el cual logró ganar en 1987 -tras vencer a Colo Colo en la final- la primera y única Copa Chile en la historia de los “Mineros”. Además, con 22 goles en 43 partidos jugados se transformó en el máximo anotador del conjunto en el que era acompañado adelante por Sergio Salgado y Rubén Martínez, quienes serían parte del “Cacique” campeón de la Libertadores ´91.


cobresal.jpg


En 1988, el pase de Zamorano fue comprado por primera vez en su carrera, aunque el club que lo hizo no utilizaría jamás sus servicios: sí, el Bologna le pagó a los chilenos U$S 350.000 por el pase del atacante, pero casi inmediatamente lo cedió al fútbol suizo… deberían pasar casi diez años para que Iván se diera el gusto de jugar en el Calcio.


suiza2.jpg


En la tierra de la neutralidad (?), el St. Gallen fue su destino. Tan bueno fue su rendimiento, que los suizos le compraron el pase y el trasandino terminó jugando durante dos temporadas para ellos. En ese lapso hizo 37 goles (en la 1988/89 fue máximo anotador del campeonato) y formó una buena dupla con su amigo y compatriota Hugo Rubio. Su talento para moverse en el área le valió llegar a una liga mucho más importante como la española, allá por 1990. El Sevilla -dirigido en aquel tiempo por Vicente Cantatore, el chileno nacido en Rosario- lo adquirió por expreso pedido de su entrenador, y el delantero no lo iba a defraudar.


Dos buenas temporadas en el club de Andalucía (23 goles en 63 cotejos) le permitieron llegar nada menos que al Real Madrid, uno de los clubes más grande del mundo. A cambio de U$S 6.000.000, los de la capital ibérica se hicieron con sus servicios, y también aquí Zamorano demostraría sus condiciones. En la primera temporada le fue bien, ya que marcó goles y el equipo consiguió ganar la Copa del Rey y la Supercopa española; pero en la 1993/94 su rendimiento a nivel individual decayó, tuvo una sequía goleadora de varios meses y a pesar de ello, terminó la campaña con 11 dignos goles en su haber.


Cuando muchos pensaban que a mediados del ´94 sería otorgado como moneda de cambio en alguna transferencia o directamente lo venderían, el nacido en Santiago tenía otros planes… se propuso “romperla toda” y lo terminó haciendo con creces, a pesar de comenzar el certamen como quinto delantero en la consideración del entrenador.


real.jpg


La 1994/95 fue la de su consagración en España, y por qué no, en Europa: el “Merengue” ganó la liga después de cuatro años de dominio del Barcelona de Cruyff (con él como titular indiscutido) y habiendo marcado 25 goles, se consagró como “Pichichi”, el premio al mayor anotador del campeonato peninsular.


De aquella inolvidable campaña, es imposible dejar de recordar su brillante actuación ante el Barcelona, cuando en el 5 a 0 local registrado en el “Santiago Bernabéu”, pudo marcar nada menos que tres goles. Y además, otro tanto vital fue el que le metió al Deportivo en el tramo final del campeonato, cuando a falta de dos jornadas aseguró ante el a la postre subcampeón, la corona para el elenco que en aquel entonces dirigía Jorge Valdano.


gol2.jpg


Sin embargo, su última imagen en España no fue buena. Bah, la del conjunto en general, ya que la 1995/96 fue una temporada muy floja para el Real, a punto tal que el equipo finalizó en el sexto puesto y no pudo ingresar en los puestos de competiciones europeas, lo que motivó una amplia renovación de plantel de la cual Zamorano no pudo zafar.


inter.jpg


Así las cosas, y después de 101 goles en 173 participaciones con la camiseta blanca, a partir del verano europeo del ´96 Iván comenzó a jugar en el Internazionale de Milán, pudiendo al fin sacarse las ganas de formar parte del competitivo campeonato italiano después de varios años. El neroazzurro estaba sediento de títulos locales desde 1989, y si bien durante su larga estadía en el norte no pudo quebrar esa racha, con la obtención de la UEFA en 1998 sumó un nuevo trofeo a su palmarés, en lo que era la primera coronación a todo nivel para el club desde el ´94, cuando se había impuesto en el mismo torneo. Aquel 6 de mayo del ´98, en el parisino Parque de los Príncipes “Bam-Bam” -apodo inventado por un locutor radial que creó un juego de sonido con la terminación de su nombre- metió el primer gol (apenas se jugaban cinco minutos) del 3 a 0 que el Inter le encajó a Lazio, en una noche en que los otros goles los hicieron su amigo Javier Zanetti y el gran Ronaldo.


Siguió jugando durante tres años más en el Inter, pero de a poco su estrella se fue apagando, alternando buenas y malas en un equipo que, conforme pasaban los años, pugnaba con desesperación por un título local que parecía nunca iba a llegar. En 2001, tras jugar 143 veces y marcar 37 tantos para los de Lombardia, su carrera pegó un volantazo, ya que pasó a jugar en el América del D.F. mexicano, club con el que ganó el Clausura 2002. Con 35 años y muchas batallas en el lomo, Zamorano sintió la necesidad de retirarse en su país.


mexico.jpg


Así las cosas, recaló en el Colo Colo, el club más grande del otro lado de la cordillera. Pero lamentablemente, su carrera tendría un epílogo que no merecía, sin perjuicio de que mucho hizo él para que ello ocurra.


Resulta que en el marco de la final del Apertura 2003 chileno, “Bam-Bam” (14 partidos y 8 goles) agredió al conocido árbitro Carlos Chandía, disconforme con su labor en la final ante el Cobreloa. En el partido de ida, jugado en Santiago, el “Cacique” y los de camiseta naranja igualaron sin goles; pero ya en la revancha, los de Calama ganaban por dos cuando, luego del tercer gol local -iba media hora del segundo tiempo- los jugadores capitalinos (encabezados por él) iniciaron un reclamo descontrolado contra el juez, quien sufrió un pisotón y un golpe en el pecho por parte del veterano delantero.


Dolido por su expulsión y el título que se escapó, las 11 fechas de suspensión recibidas aceleraron su decisión de retirarse de la práctica activa, la cual ya tenía planeada para diciembre de aquel año. Sin dudas, lejos estuvo de ser la mejor despedida de un campo de juego, pero es la que le tocó.


Pero si por algo fue conocido a nivel internacional Zamorano, más allá de su buena carrera en el fútbol europeo, fue por haber sido uno de los grandes responsables de devolver a la selección chilena a un mundial después de 16 años, aunque su historia con la “Roja” comenzó mucho antes de 1998.


chile.jpg


Es que con apenas 20 años de edad, jugó en 1987 la Copa América disputada en nuestro país, en la que su combinado se quedó con un sorprendente subcampeonato, goleada 4 a 0 ante los brasileños en Córdoba incluida.


Parecía que Italia ´90 podría ser su bautismo en una Copa del Mundo, pero luego de aquel recordado partido ante el “Scratch” en las eliminatorias (el del escándalo del “Cóndor” Rojas) la clasificación chilena a la cita máxima no fue posible. Además, el baneo (?) sufrido por los trasandinos para USA ´94 terminó de “liquidar” a una buena generación de futbolistas, que por caso, habían terminado en el tercer puesto en el Sudamericano ´91 jugado en condición de local.


A fines del ´94 empezó un nuevo proceso en la selección chilena (de la mano de Nelson Acosta) y Zamorano quedó como único sobreviviente de aquella “generación del ´87”, con el sueño intacto de jugar aunque sea una vez un mundial. Y gracias a la aparición de un tal José Marcelo Salas y el respaldo de un buen equipo detrás, Iván logró clasificar con la “Roja” a Francia ´98.


dupla.jpg


Ya en tierra gala no pudo marcar goles, aunque jugó los cuatro partidos de un Chile que logró el objetivo de pasar la primera fase y después cayó sin atenuantes ante Brasil en octavos de final. Luego de obtener un cuarto puesto en el certamen continental de Paraguay ´99, “Bam-Bam” pudo darse en el año 2000 otro gusto enorme: ser partícipe de los Juegos Olímpicos, luego de la histórica clasificación de la “Rojita” ante el “Dream Team” de José Pekerman en el preolímpico jugado en aquel verano.


Y no sólo participó Zamorano de Sydney 2000, sino que jugó 5 partidos, metió 6 goles y logró alzarse con la medalla de bronce y el título de máximo artillero de la competencia, algo que lo llenó de orgullo y satisfacción en el tramo final de su rica trayectoria.


Luego de defender la camiseta de su selección en 68 ocasiones (marcando 34 tantos y siendo muchas veces el capitán) y con el dolor de saber que su país no había logrado el pase a Japón-Corea 2002, su última vez con la camiseta roja pegada a la piel fue en un amistoso ante Francia, que se jugó el 1º de septiembre de 2001 y que terminó con triunfo sudamericano por 2 a 1.


Hombre de notable capacidad goleadora (291 anotaciones en 595 partidos, incluyendo copas nacionales e internacionales de clubes, amén de su buen promedio en la selección), siempre trató de mejorar y perfeccionarse. De gran cabezazo y sin mayores problemas para definir de zurda o de derecha, elegido mejor extranjero de la liga de España 1994/95 y máximo artillero de las eliminatorias sudamericanas para Francia ´98 -metió 12 tantos, uno más que su compadre Salas-, este hombre que nació en la mayor humildad y hoy es millonario debido a su inteligencia para invertir lo ganado, jamás tuvo reparos si después de las prácticas tenía que quedarse un rato más a mejorar diversos aspectos de su repertorio.


hoy1.jpg


Quien se ubica segundo en la tabla de artilleros chilenos de todos los tiempos y fuera un respetuoso crack que mucho hizo por situar el nombre de su país en el primer plano mundial -habiendo tenido tan buena carrera del otro lado del océano, además- no podía quedar afuera de esta sección… porque sin dudas, Iván Zamorano está entre los grandes delanteros sudamericanos de todos los tiempos.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar