Fandom

Redópedia Wiki

Hablemos sin saber v0.13 (?)

901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

Hablemos sin saber v.013
Lanzamos una moneda de 559 caras (?) al aire. Tantas caras tiene que seguro, al final del día, no favorezca a ninguna en particular. Hoy debatiremos el significado de un término que no tiene definición: crack.

jS092pgs.jpg

Situación. Hace unos meses, X se encontraba jugando un campeonato barrial. Solía llegar un rato antes de los partidos para ver los que se disputaban previamente. Mucha gente hacía lo mismo: apiñarse contra el alambrado para ver esos intensos, ásperos y poco vistosos encuentros. Se contaban historias de tipos que jugaron en inferiores de Boca, de River, de Vélez, de Flandria, de Atlas, que, por lesiones, indisciplina, o vicisitudes de otra índole nunca pudieron llegar a primera. También se mencionaban a muchachos a los que nunca le pintó inmiscuirse en el mundillo del fútbol profesional y que, más bien, eran “leyendas” del fútbol amateur suburbano, y cuyas economías dependían en buena medida de la guita que les dejaban estos torneos.

La verdad que habían pasado varias jornadas, y no se habían visto cosas descomunales… hasta la fecha final. Se jugaban los partidos decisivos del torneo y, a su vez, empezaba la segunda edición. Mucho equipo nuevo. Mucho pendejo. Justamente, X, estaba viendo el partido entre dos nuevos equipos, conformados en su mayoría por pibes jóvenes. Más o menos tocaban, corrían mucho (parecían entrenados), pero no más que eso. Aunque había uno que llamaba la atención. Alto, flaco, patas largas. De aspecto encorvado. Portaba una caripela similar a la de José Sosa, motivo por el cual Sabella lo tenía en lista para convocarlo (?). Jugaba de delantero para el equipo que iba perdiendo (y feo). Caminaba la cancha. No se esmeraba mucho por hacerse de la pelota. Parecía que le chupaba todo un huevo (?). De repente, el estupor (?): el pibe recibe de espaldas en 3/4 de cancha y, en un movimiento, pivoteando con el pie derecho y acomodando la bocha con el taco de la zurda, gira, deja pagando a dos rivales, y queda perfilado para la pierna izquierda; todos pensaron: “le rompe el arco de un zurdazo“; bueno, no: el pibe saca una rabona de derecha, que sale disparada como un misil; la pelota da en el palo; se escucha a coro el “uuuuuuuh!“. Ahí empezaron los “este es hijo de…“, “que jugaba en…“, “… era un fenómeno“, “… es mejor que el padre“, “… es un crack“. Alto ahí (?).

l3HXgqEs.jpg

¿Fue exagerado el adjetivo? ¿Qué es ser crack? ¿Quién es crack? ¿A quiénes puede aplicarse el concepto? ¿Por qué Sibarita es tan rica? ¿Por qué Araujo combina corbatas con sacos de manera atroz? ¿Quién dice que Ciccioli se parece a Echarri cuando, en realidad, tiene una cara de goma bárbara? Sólo Dios lo sabe (?). Todas preguntas cuasi filosóficas, lo cual hace difícil que encontremos respuestas en los libros. Por eso, desde este humilde casi post (?) intentaremos acuciar el arduo debate.

¿Es crack una palabra que pueda ser definida en términos precisos? ¿Cómo podría bosquejarse? Desde aquí, en la redacción (?), se han lanzado algunas propuestas, con el fin de llegar, aunque sea, a un tierno esbozo (?). Queriendo meter una definición de diccionario, Fernando M tiró la primera piedra; la misma tenía tallada lo siguiente: “Dícese del jugador con condiciones técnicas (no físicas, no mentales) innatas que lo distinguen del jugador promedio“. Simple, sencillo, concreto, breve, conciso, una cagada. Pep acudió al rescate y agregó: “el crack es el tipo que, teniendo las condiciones, hace la diferencia y le da un plus al equipo“, y, analogía lapidaria mediante, adicionó: “El crack puede o no ser ídolo, así como el ídolo puede no ser crack. Aimar es crack, pero no es ídolo. Lugüercio es ídolo, pero no crack“. Sobre eso, Burgos acotó: “Es el tipo capaz de ponerse un equipo al hombro y ganar partidos solo. No eventualmente como el Ciruelo Piaggio (?), sino alguien que puede sostenerse en el tiempo y ser figura en cada equipo donde va, saliendo campeón o logrando el objetivo propuesto“.

B26YDUws.jpg

Martín G concuerda y, a la pasada, da un poco de forma: “Dicen crack y pienso en los tipos talentosos, en aquellos que te hacen decir ‘¡qué hijo de puta, mirá lo que hizo este tipo!’ Y como se trata de los muy talentosos, generalmente juegan en puestos de ataque o creación“. Pablo, muy acertadamente, condimenta: “A la buena técnica y capacidad de desequilibrio, le agregaría un cierto caos, un poco de desprolijidad, alguna postura que exceda al juego“. Miguel MyV retruca y plantea lo siguiente: “Puede haber cracks que no coincidan con el arquetipo del talentoso y el hábil, pero tienen que ser tipos totalmente descollantes a nivel mundial“. De repente, Ernesto tira una definición que tiene todo lo que su hermano pedía: “Crack es el que juega con desinterés, desidia y asco de ser tan superior al resto (?). No le interesa otra cosa que ser un desprejuiciado de mierda y cagarse en el otro equipo (?). Además, el crack, por lo general, no tiene cabeza y habla para el ojete“. ¿Qué más podemos agregar a lo dicho por los hermanos Provitilo? Para enmarcar (?).

Peluca redobla la apuesta y, para ampliar el concepto, sentencia: “Es el jugador que juega siempre para el equipo, muy especializado en un puesto, o polifuncional de verdad, pero, por sobre todas las cosas, un tipo que, haciendo todo bien, marca la diferencia. Por otra parte, el crackismo es inseparable de la condición técnica del jugador“. Y si hablamos de redoblar apuestas, Fede Mana nos tira una academia encima (?) y, haciendo gala de su formación en Filosofía, concluye: “Crack es aquel que sobresale por su talento, por su cabeza, por sus dichos y por la identificación que logra con un equipo, una institución, una hinchada. No es sólo lo que genera dentro de la cancha, sino también el imaginario simbólico que es capaz de constituir a su alrededor. Es líder, es carisma, es significación imaginaria (?). La cuestión está en delimitar si el crack es tal por su desempeño deportivo o por algo más“.

6IJUPUCs.jpg

Entonces ¿Qué tenemos hasta ahora? Ni choto (?). Sólo un montón de ideas sueltas, algunas semejantes entre sí, otras no tanto. Repasando, decimos crack y se nos vienen conceptos como: habilidoso, vistoso, técnico, decisivo, ignorante (?), talentoso, ídolo, ofensivo, conchudo (?), caótico, símbolo, etc, etc, etc. La cuestión reside en delimitar condiciones y características del crack para poder distinguir al bueno del crack. Para ello, viendo los intentos de conceptualización, podemos ir abriendo el abanico de ítems a analizar respecto del cra’.

Ya en el comienzo del repaso nos topamos con esta cuestión de condiciones técnicas. Está clarísimo que todo crack tiene el talento necesario como para aplicar cuestiones tácticas in-situ y resolver favorablemente cualquier situación de índole futbolística que se le presente en el campo de juego. Creemos que esto es algo indiscutible. No tenemos registro de algún crack que tenga dificultades para parar una pelota, o que carezca de la vergüenza necesaria como para darle la pelota al compañero más cercano antes de tirarla a la concha del pato (?).

Luego, tenemos la palabra innata ¿Se nace crack? ¿Es un estado que puede lograrse con el tiempo y el trabajo, como la Genki Dama? (?) La verdad, no lo sabemos (?), aunque creemos que la mayoría de los cracks lleva lleva el talento sobrehumano en los genes; quizás haya algún caso de alguien cuyo esfuerzo lo llevó a transformarse en un astro absoluto, pero vaya uno a saber. Pensamos en la evolución de Andrea Pirlo; salido del anonimato, pasó por el Inter con más pena que gloria, lo devolvieron al Brescia, fue al Milan y, allí, un par de años después, con su calidad empezó a llamar la atención de todos; hoy, y desde hace varios años, es un jugador de clase mundial (lo dicho: descollante a nivel mundial) ¿Pero es crack? Para reflexionar (?).

ceBeGIms.jpg
Souto, la concha de tu madre (?)

También tenemos diferencia y plus, lo cual es unánime, ya que todo crack que se lo proponga puede ganar o hacer ganar un partido. Justo que hacemos mención a esto de la voluntad del jugador, nos encontramos con el adjetivo ídolo; lógicamente, si la displiscencia y su forrez (?) no lo impiden, el crack ganará partidos, por ende, adquirirá dicho status – a menos que salga a decir que es fana del equipo contrario, o que festeje los goles agarrándose los testículos frente a su hinchada (?) -. De todas maneras, el ejemplo lo dice: no por crack se puede ser ídolo; lo será quien realmente se lo proponga; y como vemos que Lugüercio es ídolo, reformulamos: cualquiera que se lo proponga, puede ser ídolo (?).

Puestos de creación o de ataque es otra de las cuestiones por ver. La mayoría de los considerados cracks merodean el área rival. Ahora bien ¿Puede un defensor central o un lateral o un volante de corte defensivo ser crack? Es difícil esta, eh. Si nos apuran, decimos que no. Vamos a los ejemplos. El legendario Carles Puyol o el novato Raphael Varane; son defensores decisivos, que cualquiera quisiera tener en su equipo; fuertes, rápidos, con personalidad, gran juego aéreo; y si bien son algo pataduras, te pueden salvar un partido. Hablemos de lo puto que es Gerard Pique: un gran defensor que, cada vez que pisa el área rival, demuestra cosas cosas propias de los grandes delanteros, como un amague, pisar la pelota, tomarse un segundo para definir. Ahora bien ¿Zagueros así pueden ser cracks? Ni hablar de laterales brasileños como Dani Alves o Marcelo, que defienden para el ojete (?), pero, cada vez que atacan, fruncen los upites (?) de las defensas rivales. Y ya que hablamos de Marcelo, agacháte y conocélo (?) podemos hacer referencia a Fabio Coentrao, un lateral con muy buenas condiciones técnicas para atacar y con rigurosa disciplina para defender ¿Pueden ser considerados cracks? Posémonos sobre Gareth Bale sino, que se inició como lateral y, haciendo uso de sus cualidades, obligó a sus DTs a ir adelantándolo en el campo: hoy es delantero en el Tottenham, donde está metiendo goles a troche y moche; para esto léase: polifuncional, y si tienen alguna duda recuerden lo siguiente: tipos como Franz Beckenbauer, Johann Cruyff, Ruud Gullit, por mencionar algunos casos, eran jugadores de toda la cancha: jugaban de líbero, de volante central, de mediapunta, por adentro, por afuera. Por último, para tocar el tema de los volantes centrales iremos sobre uno de los nuestros: Fernando Redondo, un 5 con una clase inusual para un puesto asociado al roce y a la destrucción; si bien daba gusto verlo jugar, no era un tipo que te fuera a ganar un partido solo ¿Puede categorizarse a un mediocentro así como crack?

p60TVFPs.jpg

Para ir finalizando, quizás una de las cuestiones más polémicas: eso de que el crack puede ser tal por su desempeño deportivo o algo más ¿Puede alguien ser un crack fuera de la cancha, siendo mediopelo sobre el verde césped? Mmmmmmmmmmmmmmmmmm… difícil. Y si lo es, quizás se corra un poco la mira de lo que apunta este post. Clarísimo está que puede haber cracks intra y extrafutbolísticamente en simultáneo. Sacando alguna patinada fulera, el Dié! es un ejemplazo. El talento sobrehumano agregado al “hijos de puta” escupido durante la silbatina que ensordecía al himno argentino en la final de Italia 90 nos hace exclamar que el tipo es un crack global. Pero es un ejemplo un tanto básico. La cuestión está en discernir si alguien puede ser, si se quiere, más crack afuera que adentro.

En fin. Como verán, hay múltiples ítems que pueden obtenerse del desglosamiento de este concepto usado hoy en día con tanta frecuencia y en los ámbitos más diversos, y que no tiene definición. Si no, vean la diversidad de embriones con destino de aborto que esbozamos a fines de encontrar un conjunto de palabras que vuelvan a ese conjunto de letras idóneo y apto para un diccionario – y eso que no posteamos los insultos y amenazas surgidas durante el cónclave (?) por los desacuerdos relativos a la definición -. Muy difícil. Y ni hablemos de tirar nombres para ver quién es y quién no es, porque nos matamos todos. El camino para el debate está despejado. Délen, nomás. Mátense ustedes. Nosotros miramos (?).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar