Fandom

Redópedia Wiki

Números oficiales

901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

Números oficiales Editar

Por Perplatado

A veces, los números reconocidos oficialmente por las entidades que rigen el fútbol contribuyen más a la confusión que a determinar verdades.


Todos saben que Boca es el club con más títulos internacionales en el mundo. Junto con el Milan, ganó 18 copas y supera por tres a Independiente y al Real Madrid. De esto se desprende que Boca es el más grande del mundo, o algo.


O, mejor dicho, algunos pretenden que de eso se desprenda que Boca es el más grande. Cuando salen éstos a decirlo, aparecen los otros, igual de pesados, a hablar de la Copa de Oro Nicolás Leoz, las Recopas y otros torneos menores, con ánimo de desmerecerlos. La frase “copa de leche” suele aparecer en este contexto. A lo que los primeros contestan “ah no, no importa, son copas oficiales, muéranse”.


Entonces la discusión termina, o se desvía hacia otros puntos igual de infecundos. El hecho de que son títulos oficiales aparentemente otorga una distinción, les da brillo a copas que por sí mismas no tendrían valor alguno.


Seguramente la Confederación Sudamericana tiene sus razones para considerar oficiales a los torneos que reconoce. Pero las razones de la Conmebol no tienen por qué ser obedecidas por los demás. Sobre todo cuando cualquier cosa tiene carácter oficial.


Distinguir entre torneos oficiales y no oficiales proporciona una línea de separación práctica y conveniente, del mismo modo que no contar los torneos amateur en muchos casos resulta más cómodo que no contarlos (aunque siempre salen los defensores de la oficialidad a aclarar que esos torneos son oficiales y por lo tanto válidos). Es una división arbitraria y pretendidamente objetiva, que en sí no tiene nada de malo.


Pero la cosa cambia cuando se consideran oficiales copas como la Suruga Bank. Una copa disputada entre el campeón de la Copa Sudamericana (torneo semi continental que no se sabe qué se supone qué es, al que algunos países mandan a los equipos mejor clasificados y otros a un segundo pelotón) y el campeón de cierto torneo japonés. Es una copa sin ninguna justificación deportiva, que se juega con un objetivo económico. Esto no tiene nada de malo, por cierto, es buena la plata, sirve para comprar cosas lindas (?). Pero no le otorga seriedad a la copa, aún si la jugaran equipos de excelencia. No tiene nada que ver con nada.


Sin embargo, es oficial, y por lo tanto Arsenal de Sarandí tiene dos títulos internacionales oficiales. Es absurdo. No grave, porque todos conocen la naturaleza de esos dos títulos, pero absurdo igual.


Si fuera eso solo no habría mucho problema. Sólo una pequeña desviación en la tabla de títulos. Pero hay demasiadas copas que no tienen un propósito claro. Veamos el desglose de las 18 copas de Boca:


6 Libertadores, 3 Intercontinentales, 2 Sudamericanas, 1 Supercopa, 4 Recopas (de distintas encarnaciones de ese trofeo), 1 Copa de Oro Nicolás Leoz, 1 Copa Masters de la Supercopa.


Una tabla seria tomaría las Libertadores, las Intercontinentales (y equivalentes) y descartaría el resto, con lo cual Boca quedaría con 9 títulos, la mitad de los que ostenta.


Con el desglose adecuado, se puede apreciar la naturaleza de los títulos obtenidos. Pero cuando se reduce todo a un número y se engloba como títulos oficiales, da la impresión de que todos valen lo mismo. Que es como los goles, que una jugada de gran calidad vale igual que un gol de casualidad. Y está claro que no es así. La Copa de Oro Nicolás Leoz no es motivo de orgullo para nadie, ni siquiera para Nicolás Leoz.


(Ojo: no significa que no haya mérito en obtener la Copa de Oro Nicolás Leoz. Pero también puede haber mérito, incluso más, en las copas de verano, y ésas no se cuentan porque no son oficiales. El partido que le ganó River a Polonia en 1986, por ejemplo, vale la pena que sea recordado, pero como no es oficial no suele figurar en ningún lado.)


La simplificación absurda de las listas de títulos oficiales provoca situaciones absurdas como la actitud de Independiente al tramitar copas de hace treinta años contra equipos centroamericanos que no se disputaron, para aumentar (se supone) fácilmente la cantidad de títulos oficiales del club sin necesidad de ganar algo serio.


La cosa se complica cuando se quiere pasar a datos más específicos. Hace poco había gente con ganas de que Palermo fuera el máximo goleador de Boca. Entonces esperaron a que llegara a cierta cifra, que era la cantidad de goles de Varallo o de Cherro, según el caso. Rápidamente saltaron algunos a decir que faltaba contar un pequeño número de goles marcados en copas prácticamente olvidadas pero oficiales. Entonces hubo distintos niveles que Palermo pasó, en todos los cuales se vendió que llegaba a un récord. Finalmente terminó alcanzando el mayor nivel, y según prácticamente todas las fuentes pasó a Cherro como máximo goleador posta posta (sic). Sin embargo, había un par de goles que Cherro hizo, fueron válidos y reconocidos pero dejaron de contarse, porque alguien decidió (seguramente con algún criterio razonable) en la década del ’20 que determinados partidos se anulaban. Con lo cual, al final del torneo último, Palermo aún no había pasado a Cherro en forma absoluta. Todo porque hay goles oficiales que no son oficiales.


Por lo menos, todo el asunto de Palermo ayudó para que se difundiera la naturaleza de los distintos torneos jugados hace décadas.


Del mismo modo, la FIFA declara que Ronaldo es el máximo goleador de la historia de los Mundiales con 15 tantos. Ése es el número oficial, repetido por todo el mundo. Pero uno de los goles de Ronaldo, en la primera ronda del 2002, fue claramente en contra. Sin embargo, la FIFA se lo dio, y gracias a ese gol no hay un triple empate con Müller y Klose en el tope de ese prestigioso lugar.


¿Por qué aquellos que no dependen de la FIFA no corrigen el error? Porque lo que dice la FIFA es oficial, y no se discute. De modo que quién sabe cuántos goles más no fueron de sus autores, debido a que no se puede confiar en la rigurosidad de la FIFA ni en la de quienes difunden los números por ella distribuidos.


¿Qué se puede hacer? ¿Cómo distinguir los números que valen la pena de lo oficial? No hay un criterio único, sólo es necesario ser razonables, no dejarse llevar por autoridades que no tienen competencia sobre la realidad. Sólo una precaución es necesaria en este caso: cuando los números son muy simples, cuando se quiere implicar mucho con poca explicación, hay que desconfiar.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar