Fandom

Redópedia Wiki

Otros tiempos

901páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir

​​​​​

Otros tiempos Editar

Por Pep

Las tencnologías comucacionales actuales permiten que el fútbol, como otros fenómenos deportivos, culturales y sociales, esté al alcance de una gran cantidad de gente. Pero no siempre fue así.


radiograbadorochentoso.jpg


Actualmente cualquier interesado puede ver el partido que se le antoje con sólo tener una computadora conectada al (?) internet. Obvio es que también debe saber que página visitar, pero eso se descuenta, y si no sabe como averiguarlo, además de caberle la muerte (?) merece quedarse sin ver el partido que le interesa.


Pero la red de redes (?) no sólo permite ver los encuentros en vivo y en directo (en realidad con un delay que va de los 3/4 segundos a los 5 minutos), sino que también permite saber como salió (o como va) cada cotejo, ver imágenes del mismo, leer análisis, etc.


Asimismo, ya en medios más tradicionales la televisión por cable (o la satelital) ampliaron la grilla de canales y por tanto también la cantidad de partidos cubiertos. Hace unos años ver un partido de la liga francesa era casi imposible, además de embolante. Hoy sólo sigue siendo aburrido (?)


No siempre fue así, de hecho hasta no hace tanto para ver un partido había que concurrir sí o sí al estadio, o ver un mero resumen en diferido. O comentarlo según lo que escribieran o dijesen los cronistas de turno.


Y eso hablando incluso del propio fútbol local, mucho más con el extranjero. Un mini resumen con los goles del Napoli y los de un par de partidos más era toda la oferta.


Si bien actualmente mucha gente sigue opinando por lo que le dicen aquellos con micrófono, cámaras, teclados o una Remington (?), tales opiniones “copiadas” son producto de una decisión más o menos racional.


1985, por ejemplo. Durante la segunda mitad del año apareció el ya extinto “Fútbol de Primera” con un resumen de aproximadamente una hora del partido más importante de la fecha (elegido a priori) y la mayoría de los goles del resto de los encuentros. Era común que no se emitiesen todos los tantos por “fallas en el coaxil” o por los más genéricos “desperfectos técnicos”. En realidad eran partidos registrados con una sola cámara, y muchas veces la “falla técnica” era simple desatención del camarógrafo, o al menos esa era la idea que sobrevolaba en mentes conspiranoicas (?)


De cualquier modo, como mucho podía verse un único encuentro de toda la jornada (incluso antes de la aparición de FdP). La única forma de ver un partido era yendo a la cancha, y el único modo de ver dos partidos en el fin de semana era (salvo alguna puntual excepción) concurrir a estadios donde se jugasen encuentros de distintas categoría.


Todos los partidos de la A se jugaban el domingo, y en el mismo horario, o a lo sumo con una diferencia de no más de una hora, por lo que resultaba imposible ir a dos canchas de primera. Pero, todos los partidos de las 3 (en ese momento) categorías del ascenso se jugaban el sábado, por lo que se podía ir a una cancha el sábado y a otra el domingo.


Cada hincha veía a menudo solo a los jugadores de su equipo. A los de los rivales los veía sólo cuando se enfrentaban entre ellos (e iba a la cancha, claro). Para opinar entonces se recurría a lo que opinaban los “profesionales”.


El poder de formación de opinión que tenían los diarios (fundamentalmente Clarín, Crónica y Popular), las revistas (El Gráfico y en menor medida Sólo Fútbol, antes Goles), las radios (sobre todo Rivadavia, Mitre y aquella en la que estuviese Víctor Hugo Morales) y la TV era mucho mayor al que tienen actualmente los medios.


No sólo porque eran menos, no solo porque no existía una opción “independiente” vía internet, sino también porque el espectador que no veía debía manejarse con lo que le decían.


Obviamente estaba la posibilidad de creerle o no al periodista de turno, pero esa era la única opción. En el fondo el que se quería informar recibía un juicio positivo o negativo de parte de otro que contaba con mayor información fehaciente; uno había visto el partido, veía a menudo a un jugador, y el otro no.


La estadística cumplía una función mayor que actualmente, en un punto. Si un tipo había metido 10 goles en 15 partidos era uno de los pocos hechos objetivos y apreciables por cualquiera. El resto, el juicio de valor, pasaba por unos pocos, capacitados o no.


Si en El Gráfico aparecía que el 9 de Juventus era un fenómeno había que creerle, porque poco y nada se veía de ese jugador, y tampoco podía leerse, verse o escucharse aunque sea la opinión de un periodista italiano. Sólo los mundiales, y algún amistoso de Argentina, y a partir de 1988 la Eurocopa permitían ver a esos cracks. También alguna final Intercontinental que jugase un equipo nacional.


No había posibilidad de hartarse de fútbol porque era muy poco lo que estaba al alcance del observador promedio, por lo que había que agarrar lo que hubiese.


Sin embargo, y pese al poder que tenían esos periodistas (algo de lo que se quejaba por ejemplo Bilardo respecto a Clarín DE-POR-TI-VO (?)) algo hay que reconocerles; su trabajo era de mucha mayor calidad que el de la gran mayoría de sus colegas actuales.


Se podía saber exactamente que pasaba con un relato de radio, se podía tener una noción de como había sido un partido con sólo leer una crónica en una revista, se podía saber como les había ido a los argentinos en el extranjero escuchando la información que artesanalmente recogia alguien detrás de un teléfono.


Obviamente siempre hubo chamuyeros; nunca faltaron las operaciones de prensa, el puterío siempre tuvo lugar, pero la forma de describir, de narrar, de comentar, de acercar era de buena para arriba. Uno leía una nota de El Gráfico y no le sobraba una coma.


No se extraña la oferta limitada de fútbol, no se extraña el conocer a través de otro, pero sí se extraña el nivel de otras épocas. Tanto dentro como fuera de la cancha.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar