Fandom

Redópedia Wiki

River y su 2011 trágico I

901páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión0 Compartir

River y su 2011 trágico -I- Editar

Por Pep

Primera parte del repaso del año en que River Plate hizo la delicia de los anti, viviendo su peor época en la historia, descendiendo por vez primera después de más de 100 años seguidos en la máxima.


tapa-river.jpg
El final. Los jugadores buscan una explicación que nunca llegará.


Las universidades y centros de estudios del morbo y el como hacer mal las cosas deberían incluir en su currícula la cátedra River 2011, una muestra cabal de cómo hacer las cosas como el culo lleva a un resultado del orto.


Mucho se ha escrito, hablado y manifestado sobre las causas que desembocaron en el descenso de categoría de River Plate. Este post –y su segunda parte- no ahondarán sobre las mismas, sino que simplemente se hará un sencillo repaso de los 21 escalones que depositan a los condenados en el infierno (?).


Previamente para contextualizar habrá que retrotraerse a fines de 2010, y principios de este año que, por suerte, ya se va.


En la última fecha del Apertura 2010, ganado por Estudiantes de La Plata, River venció con contundencia como visitante a Lanús endosándole un sonoro (?) 4 a 1 que hacía recordar a sus hinchas tiempos mejores. Con esa goleada el equipo que desde unas fechas antes era dirigido por Juan José López redondeaba un buen Apertura, terminaba 4º en la tabla con 31 puntos, y, después de haber arrancado último cómodo en los promedios cerraba el año del bicentenario fuera de la promoción y el descenso directo.


Envalentonado (?) por ese buen final Daniel Passarella, presidente del CARP, entendió que era el momento de ganar el campeonato económico (?) y sólo llegó a Nuñez uno de los 4 refuerzos permitidos reglamentariamente. Fabián Bordagaray, suplente en San Lorenzo, se transformó así en la única incorporación de un plantel a cuya cabeza estaría, ya no como interino sino como técnico confirmado, Jota Jota López.


La ecuación era simple, repitiendo la campaña River se salvaría de todo, y ayudaba que tanto Huracán como Gimnasia y Esgrima La Plata –ambos competidores directos en el CCIELLPED- daban algo a mitad de camino entre la pena y la lástima (?) y que los dos puestos de descenso directo eran ocupados por dos de los tres recién ascendidos, Quilmes y Olimpo, en ese orden. Es cierto que All Boys había tenido un gran Apertura, y que Tigre y Arsenal habían podido mantenerse por sobre el Millonario, pero la previa invitaba al optimismo. Flor de hija de puta traicionera resultó al final la previa (?).


Cuando la esperanza aún mandaba


La primera parada hacia la ignominia –inesperada para la mayoría aún- fue en cancha de Tigre, un 0 a 0 ante un rival directo que recién zafaría en la última fecha, en lo que fue la presentación en sociedad, aunque de incógnito todavía (?), del puntito inteligente. Siguió el recorrido con una goleada (?) ante Huracán por 2 a 0 en el Monumental con tantos de Erik Lamela y Paulo Ferrari. Esa noche renunció Brindisi por segunda vez en los vestuarios de la cancha de River, y el CARP ganó por única vez en el semestre por más de un gol de diferencia.


Un nuevo triunfo ante Independiente, como visitante, y con gol de Mariano Pavone cuando se terminaba el partido permitía a los de Jota Jota enhebrar un comienzo casi perfecto, con 7 puntos sobre 9 posibles y la (errónea) sensación de que lo peor ya había pasado, que el descenso había sido una preocupación en vano. Además, el Rojo, que había sido último en el Apertura comenzaba a sumarse a la lucha por no descender.


vs-cai.jpg
Pavone que aún era Pavooooo festeja junto a Ferrari y Buonanotte ante Independiente


Llegó un nuevo empate sin goles ante Argentinos Juniors, como local, y la pérdida del invicto, también en el Liberti contra Vélez 2 a 1, la noche que Silva se vistió de hijo de puta (?) y Chichizola perdió la virginidad de su valla, comiéndose además el primer gol evitable de su carrera profesional. De todos modos, perder contra el subcampeón vigente, que terminaría consagrándose en ese Clausura, aún siendo en Nuñez no era un resultado especialmente inesperado.


Si bien la derrota ante los de Gareca había encendido algunas luces de alarma, los siguientes 5 partidos parecieron apartar todos los temores. Empate en Sarandí ante Arsenal (1 a 1, Jonatan Maidana y Obolo), victoria ante Newell´s en el Monumental (2 a 1, con dos goles de Leandro Caruso, empatando transitoriamente para la Lepra Sperdutti), nuevo triunfo en el Sur ante Quilmes, 1 a 0 con gol de Ferrari tras un jugadón de Lamela. Éxito ante Banfield en Nuñez con gol de Pavone tras una patriada (?) de Matías Almeyda y el plus de la punta momentánea, con 18 puntos en 9 fechas, y empate sin goles ante Gimnasia en La Plata, para mantener la racha de 5 sin perder. Sin embargo, en esa noche platense, el equipo de Jota Jota empezó a mostrar la lastimera (?) idea que tendría para afrontar el sprint final. Aguantar como sea, y tratar de cerrar los partidos a como de lugar, así el rival no quisiera más. El puntito inteligente comenzaba a hacer estragos.


La fecha 11 es tal vez técnicamente la del comienzo del fin, aunque psicológicamente lo más seguro es que no lo haya sido. En el Monumental River recibía a la sensación del momento (?), Godoy Cruz Antonio Tomba. El partido de por sí era complicado, pero el Millonario había conseguido ponerse en ventaja con gol de Maidana, y en ese momento era puntero, pasada ya la mitad del torneo. Sin embargo Jota Jota quiso cerrar el partido y Zelmar García, primero, y Mariano Donda, después, con un tiro libre desde más de 30 metros pusieron el 2 a 1 para los mendocinos que se llevaban un resultado de oro (?) de la Capital Federal, y demostraban que –como muchos en las tribunas ya pensaban- el título era un sueño de trasnochado y la verdadera lucha seguía estando abajo.


vs-racing.jpg
Mientras Román ensayaba su jugada distintiva, Ballón parece ser el único que se la veía venir.


La siguiente jornada sería –aunque aún no se sabía- histórica, ya que por última vez River conseguiría un triunfo en Primera, 1 a 0 a Racing en Avellaneda, con gol de Pavone de penal, en una tarde en que Juan Manuel Díaz fue expulsado por bruto (?) y la Academia no consiguió el empate sólo porque Juan Pablo Carrizo estuvo –también por última vez- brillante.


En tobogán al infierno


Para muchos el partido que definió el descenso de River fue el que terminó en derrota, como local, ante All Boys en la fecha 13. Hasta ese momento el CARP había conseguido 22 puntos en 12 presentaciones y estaba aún cerca de la lucha por el título. Los de Floresta, por su parte, después de sumar 26 puntos en el Apertura habían tenido un catastrófico arranque de año y solitos se habían complicado nuevamente en los promedios. Ganar ese encuentro era para el equipo de Jota Jota fundamental, porque se susperaba a un rival directo que estaba cayéndose y además servía para mostrar que se podía soñar con otra cosa. El partido fue extraño, no por sospechoso, sino porque River fue muy superior a su rival y así y todo perdió con claridad. Rogelio Funes Mori erró goles increíbles y su cotización trepó hasta los 200 pesos (?), Cambiasso sacó absolutamente todo, Gigliotti convirtió para el Albo en la primera (única) que tuvo en todo el primer tiempo el visitante y para decorarla, ya en tiempo de descuento, pero aún con unos 2 o 3 minutos en el reloj Carrizo fue a jugarla de héroe en el área rival, la contra salió perfecta y maligna (?) y Juan Pablo Rodríguez puso el 2-0 para los de Pepe Romero. Todo lo que podía salirle mal a River, le salió mal esa noche. Lo que es peor, la autoestima del plantel se fue al carajo, como así también la confianza del técnico, y quedando ya en promoción, porque Olimpo venía subiendo a lo pavo, el público comenzó a preocuparse en serio.


vs-boca.jpg
El puto pito le muestra la roja a Almeyda. Hasta Clemente se prende en la protesta (?)


Bombonera, fecha 14. River pierde ante Boca otro partido increíble, no por el clásico en sí, sino porque un partido parejo lo abre su propio arquero, Carrizo, haciéndose en la realidad el gol que Goycochea hizo para la publicidad. Palermo mete el segundo en una jugada que marca lo desastrosa que era en realidad la defensa de River. Fue el partido que debía dirigir Baldassi pero que terminó dirigiendo, como el culo, Patricio Loustau que obvió un par de penales claros. La situación había comenzado a ser desesperante, y el médico a cargo, Jota Jota, insistía en que las cataplasmas eran la solución (?). Almeyda se transformó en remera (?) al besarse la camiseta de cara a la hinchada de Boca cuando lo expulsaron. En la semana Passarella decidió ir a cantarle las cuarenta a Grondona en plena AFA. La movida no le salió del todo bien…


No obstante River seguía viviendo en medio de una vorágine histérica. Seguía hundiéndose, algunos de los miembros del CCIELLPED ya se despedían contentos, pero seguía estando a tiro de la salvación. Después del super tenía que recibir a San Lorenzo, una victoria no lo salvaba de todo, pero medio que sí (?). Los movimientos lentos, sin ideas y pletóricos de miedo de los jugadores dejaban a las claras que la salvación, si llegaba, pasaba más por lo que no hicieran los rivales que por lo que River mismo consiguiera. Caruso había puesto el 1 a 0 en un partido choto ante un Cuervo que, tal vez sabiendo la que se le venía en la temporada siguiente (?) fue bastante benévolo en las contras. Faltando cerca de 15 minutos Jonathan Ferrari sacó un disparo flojito desde mitad de cancha y Carrizo en vez de mandarla al corner por sobre el travesaño quiso asegurarla y se metió, solito, el empate. Para peor, un par de minutos después casi se mete el segundo queriendo gambetear, innecesariamente, a Romagnoli. Desde el banco el mensaje llegaba en forma de silencio, dudas y cambios tardíos. Para muchos -el autor de este post incluido- River descendió esa noche.


Siguieron otros empates. Una victoria prácticamente salvaba a River, pero no llegó jamás. Independiente, por ejemplo, que había llegado a compartir promedio con el CARP un par de fechas antes zafaba con apenas dos victorias. Pero River seguía empeñado en el puntito inteligente, que alcanzó estado de masividad en un espantoso 0 a 0 ante Olimpo, EL rival en la permanencia, en Bahía Blanca. Un nuevo 1 a 1 ante un Colón que no dio grandes muestras de pretender ganar (Fuertes para el sabalero, Caruso para River), y otro 1 a 1 en Quilmes ante Estudiantes (Ferrari para el Millonario, Sarulyte para un Pincha que jugó con la cuarta) dejaron la definición para la última fecha.


final-vs-lanus.jpg
Así comenzaba a encarar River la promoción…


Tres eran los equipos que peleaban por el último lugar en las promociones, River, Olimpo y Tigre. Si los bahienses no ganaban, debían enfrentar al cuarto del Nacional B, Belgrano de Córdoba. Si triunfaban en la última jornada (ante Quilmes), obligaban a River a ganar para forzar un desempate, que podía ser entre 3 si Tigre empataba. Olimpo era el que más complicado llegaba y hasta debió sufrir la lesión de su arquero titular para que se vistiera de héroe el suplente, Ibañez, que tuvo el partido de su vida en el 1 a 0 como visitante ante Quilmes. Tigre empató con Argentinos. Si River ganaba había triangular desempate, pero no sólo no ganó, sino que perdió como local ante Lanús. Silvio Romero había marcado en la primera etapa para el ya subcampeón del torneo, Lamela había igualado para el CARP permitiendo la esperanza, pero Díaz en tiempo de descuento marcó el 2 a 1 para el Grana que determinó que River Plate debiese jugarse en 180 minutos la permanencia ante Belgrano de Córdoba.


La Parca tiene tonada cordobesa


River estaba ante una situación histórica. Nunca había estado tan cerca de descender. Por segunda vez un equipo grande debía jugar una promoción. El anterior había sido Racing, en 2008, casualmente ante el mismo rival, Belgrano, el equipo que más series de promoción ganó en la historia, tanto llegando como representante de Primera, como siendo uno de los créditos del Nacional B.


El primer partido se jugó en el estadio del Pirata, en Barrio Alberdi. El encuentro era parejo en el inicio y, en un clima de nervios, River parecía ser un poco más a pesar de la increíble circunstancia de jugarse la permanencia con Funes Mori y Mauro Díaz de titulares, y Maidana, Caruso y Pavone fuera del 11. Sin embargo tras un centro insulso llegó una de las jugadas más increíbles de todos los tiempos, con Adalberto Román no sólo bajando la pelota con la mano en su propia área, sino también cobrándose él mismo el penal al agarrarse la cabeza aún antes de que el árbitro pitara. Manzanelli puso el 1 a 0 y la remontada no era ya solo cuesta arriba sino en un camino enjabonado, con viento en contra y mosquitos picando los ojos (?). César Pereyra puso el 2 a 0 al comenzar el segundo tiempo y parecía que venía la goleada cordobesa. Sólo el ingreso de un par de desconocidos encapuchados salidos de video juegos noventosos (?) evitó la goleada que sentenciara todo en la ida. La tele mostraba a un River perdido con un entrenador lloroso.


jj-llorando.jpg
Ojitos jotajotalopecianos


En medio de discusiones, de pedidos para jugar sin público y de advertencias varias River se jugaba en su cancha, en sólo 90 minutos su última carta para permanecer en la A. No importaban las cargadas por tener que jugar la Promoción, el paladar negro estaba archivado, no interesaba nada. Había que ganar como fuera, y además por 2 goles.


Los comentarios, las sospechas, las aseveraciones sin asidero estaban a la orden del día. La gente de River confiaba en poder dar vuelta la historia pero presentía que no iba a ser posible, que ya se habían desperdiciado demasiadas oportunidades. Que para salvarse se dependía más de Belgrano que de River. Los demás, al menos la mayoría de los hinchas de otros equipos, aseguraban –como lo habían hecho durante toda la temporada- que River no se iba, que de última la AFA lo iba a salvar.


Apenas comenzado el partido Sergio Pezzotta anuló –correctamente- un gol de Belgrano por un offside finísimo. A los 5 River ganaba 1 a 0 con gol de Pavone, parecía que en un Monumental repleto como en mejores jornadas River finalmente se iba a salvar. Parecía. El primer tiempo del equipo de Jota Jota fue el mejor del CARP en todo el año, actitud y fútbol pese a la formación extraña con, por ejemplo, Arano de 5. Pezzotta obvió un increíble penal sobre Caruso que podía definir todo promediando la primera mitad. Sin embargo el primer tiempo terminó 1 a 0 y nada estaba dicho.


En el segundo tiempo Ricardo Zielinski, técnico de los cordobeses, le dio una lección práctica de táctica y conducción técnica a Jota Jota. En vez de meterse atrás Belgrano salió a buscar el empate sabiendo que River sí o sí tenía que atacar igualmente. Un error en mitad de cancha, una contra que nace de ahí –ya habían desperdiciado otra clara los celestes-, un centro en cuyo rechazo fallan dos defensores al mismo tiempo y Guillermo Farré que aparece solo por el segundo palo para marcar el 1 a 1. River tenía que hacer 2 goles para salvarse. Parecía –y sería- imposible. Faltando 15 minutos Pezzotta concedió un penal. Era clara la circunstancia, si River lo convertía, probablemente lo terminara ganando casi por inercia. Si lo erraba, se terminaba todo. Pateó Pavone, atajó Olave, y el partido y la serie se terminó en ese preciso instante.


pavone-errado.jpg
Pavone se quiere matar, y no es el único…


Quedaron unos pocos minutos con varios jugadores ingresando como bomberos cuando prácticamente no habían visto acción en todo el año. Affranchino, Villalva, Bordagaray, fueron algunos de los que terminaron en cancha incapaces de dar vuelta una historia que habían destruido –no hay error en esto- otros. Ya sobre el tiempo cumplido comenzaron a caer elementos contundentes desde distintos sectores de las tribunas. El encuentro en sí no terminó, sino que se dio por terminado.


incidentes.jpg
Furia y lágrimas, postal del 26-J


El descenso estaba consumado y comenzaba la barbarie, con la participación de los hinchas pero con la inestimable (?) ayuda de las fuerzas de seguridad que se encargaron de reprimir fundamentalmente en los lugares donde no había quilombo. River había descendido y comenzaba a enfrentarse no sólo a la B, sino también a las posibles sanciones, que finalmente llegarían en el segundo semestre. Un segundo semestre que se repasará en el siguiente post.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar