Fandom

Redópedia Wiki

Sueños de grandeza

901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

​​​​​

Sueños de grandeza Editar

Por Pep

Al comenzar la temporada de 1947, y tal como había acontecido desde la instauración del profesionalismo, el fútbol argentino se encontraba completamente dominado por los clubes grandes. Desde 1931, sólo 4 equipos se habían repartido los 15 títulos disputados.


Atlanta1947.jpg


Ninguno de los equipos “chicos” había podido siquiera pelear un campeonatos hasta el final, a pesar que tanto Huracán, como Estudiantes y Gimnasia de La Plata habían tenido algunas campañas destacadas.


Dieciocho fueron los clubes que participaron del primer torneo en la era profesional. Al inicio de 1947 ocho de ellos ya había descendido al menos una vez, aún cuando el primer campeonato con descensos fue en 1937. Uno de los que se mantenía en la A a pesar de todo era Atlanta.


Los Bohemios no habían tenido grandes equipos en las 16 temporadas previas. De hecho, habían finalizado últimos en 1931 y 1932, y en 1934 habían sido obligados a fusionarse con Argentinos Juniors. El experimento no funcionó, y en la fecha 25 (de un total de 39) la unión se disolvió, disputando el resto de los partidos jugadores únicamente de Argentinos.


Lo mejor que había conseguido Atlanta hasta ese 1947 eran un sexto puesto (en 1936) y dos séptimas posiciones (en el segundo torneo de 1936, y en 1944). En el 46 había sido anteúltimo, a 5 puntos de Ferro, único descendido.


Si bien a nivel deportivo las cosas no habian sido buenas para los auriazules, en el campeonato económico andaban de perlas (?). En 1942 inauguraron la sede social, y en 1944 la Compañía de Tierras de Villa Crespo, comandada por el el presidente de Atlanta, Alberto Chissotti, compró el terreno vecino a dicha sede, que hasta ese momento pertencía a Chacarita. Así fue que Chaca se mudó a San Martín, y que Atlanta comenzó la construcción de su actual estadio.


Las obras del futuro León Kolbowski, al mando del propio Kolbowski, vicepresidente bohemio en ese entonces, progresaban lentamente, por lo que los dirigentes decidieron que era hora de romper el chanchito porque no era kosher (?) y armar un dream team que pelease el campeonato.


De ese modo llegaron a Villa Crespo 13 jugadores, con una inversión total de 550 mil pesos, un verdadero dineral. Además de dos integrantes de La Máquina de River, Adolfo Pedernera (pase record hasta el momento en el fútbol argentino, 140 mil pesos) y Aristobulo Deambrosi (River), llegaron también: el peruano José Soriano (arquero, también de River), Higinio García y León Strembel (ambos de Racing), Francisco Antuña (wing derecho campeón con San Lorenzo en 1946), Eligio Corvalán (ex River), Miguel Donnola (Temperley), Mario Santamarina (Ferro), Eugenio Bassino (Quilmes), Fortunato Desagástizabal (Estudiantes de La Plata, el culpable de todo, taglarísimo (?)) y dos uruguayos, Juan Burgueño (integrante del Uruguay campeón del mundo en 1950, aunque no jugó ni un minuto en ese mundial) y Gervasio Artigas Modernell (NdLR!: es en serio que se llamaba Gervasio Artigas, eh). Se desconoce la procedencia de ambos orientales, incluso en AFA se informa solamente que “provienen de AUF”.


En el plantel ya estaba una vieja gloria como Bernardo Gandulla, ex Ferro, Boca y Vasco da Gama, y podría haberse sumado un oriental más que sin embargo jugó un sólo partido a prueba y no quedó: Alcides Ghiggia. La revolución atlantista (?) no quedó solamente en el armado de plantel, sino que cómo técnico fue designado Bartolomé Macías, uno de los árbitros argentinos más importantes de esos años, y representante del referato nacional en Uruguay 1930.


atlanta47pederneraconpontoniyerico.jpg
Adolfo Pedernera en Atlanta en 1947, junto a otros dos grandes de todos los tiempos, René Pontoni y Arsenio Erico


El debut del nuevo equipo sensación que pretendía luchar contra los grandes fue casi perfecto. En un colmado estadio de River (se vendieron 36.000 entradas), Atlanta recibía a Racing (que buscaba cortar una racha de más de 20 años sin ser campeón), y le ganó 2 a 1. A los 2´ el uruguayo Burgueño, delantero, puso el 1 a 0 para los bohemios, Lugueeeee Waldino Aguirre igualó de penal, y faltando poco para el final el mismo Burgueño puso el 2 a 1 definitivo. La cole estaba de fiesta (?), y Burgueño prácticamente ya era ídolo en Villa Crespo. No era para menos, esos 2 tantos convertidos frente a la Academia fueron los primeros de los 3 que en total marcaría es año…


En la segunda fecha el Atlanta Sensación fue visitante de Huracán en cancha de San Lorenzo en un partido que durante añares fue record de entradas vendidas (33.400) para un encuentro en que no jugara alguno de los 5 grandes. El resultado no acompañó demasiado (?) a los auriazules que perdieron 4 a 0.


Una nueva goleada sufrida ante Independiente en la tercera fecha (0-3, también en River) fue la muestra cabal de que la mentira Atlanta (?) se había terminado. Después del triunfo ante Racing en el primer cotejo, tuvieron que pasar 12 partidos para que los bohemios pudiesen quedarse con los 2 puntos, destacándose 5 derrotas en línea entre las fechas 9 y 13, inclusive, entre los que se contaron un 0-4 ante Chacarita en el clásico, y un 0-5 ante Newell´s en Villa Crespo.


En la 14ª Atlanta derrotó a Banfield por 3 a 0, y parecía que, ahí sí, el equipo de Bartolo (?) Macías iba a recuperarse y enfilar rumbo a la gloria…. pero en la siguiente River le ganó 8 a 0 en Nuñez. Así cerró el dream team atlantense (?) la primera rueda con 8 puntos sobre un total de 30 posibles.


Siete partidos pasaron entre la victoria ante el Taladro y el siguiente éxito, ante Lanús por 2 a 1 como local. Otros 5 encuentros sin triunfos pasaron hasta el cuarto, ante Vélez, 1 a 0 en Villa Crespo. En el medio Chacarita volvió a ganarle 4 a 0 en el clásico, y San Lorenzo le metió un rotundo 7 a 0 en el Gasómetro.


Ese triunfo contra el Fortín, sumado a sendos empates ante Newell´s (en la fecha anterior) y Banfield (en la posterior al referido éxito) le daban, a pesar de todo, la chance a Atlanta de salvarse en la última fecha, cuando recibía a River que ya se había consagrado campeón.


A esa última jornada llegaban comprometidos Lanús, con 20 puntos, Banfield con 19, y Atlanta y Tigre con 18. Sólo uno descendería. El Grana y el Taladro se enfrentaban entre sí, y un empate salvaba a Lanús mientras que podía serle de utilidad a Banfield. Tigre recibía a Huracán, y Atlanta, como se ha dicho, a River.


Los vecinos del sur empataron 1 a 1 en un encuentro harto sospechoso de bocaorientepetrolerismo (?) atroz, según las crónicas de la época, mientras que los de Victoria derrotaron a Huracán.


Mientras se disputaban esos dos partidos, en Villa Crespo la temperatura iba aumentando. Los jugadores y el público local querían ajusticiar al árbitro, Humberto Dottori, por no sancinar lo que entendían había sido un claro penal del arquero Grisetti sobre Gandulla. A los 5´de la segunda etapa Alfredo Di Stéfano puso el 1 a 0 para River y el armageddon se aproximaba.


atlriv47ads.jpgSobre los 31 minutos de ese complemente Pascual Victorio Bertarelli, del local, intentó amputarle in situ e ipso facto (?) una pierna a Néstor “Pipo” Rossi y la tángana fue instántanea. Varios hinchas bohemios aprovecharon el bondi para meterse en la cancha a pudrirla, y uno de ellos, Dionisio Sánchez, carnicero para más datos, alcanzó a mamporrear (?) al joven Di Stéfano. La Saeta Rubia cayó nocaut y tuvieron que sacarlo del terreno del juego.


Si bien en cuanto se recuperó el propio ADS quiso continuar, el árbitro decidió suspender el partido a falta de 14 minutos para el final, por “falta de garantías”. A Bertarelli le enchufaron (?) una denuncia y estuvo 3 días prófugo. Cuando finalmente se presentó en AFA para declarar fue detenido y se comió unos días en gayola. El estadio de Atlanta suspendido por 4 partidos, y el resultado del partido fue mantenido, por lo que el bohemio, por primera vez, descendió.

Así finalizó el primer intento de un equipo chico de armar un Dream Team. Con descenso, quilombos, suspensiones, y las últimas fechas disputadas prácticamente con pibes de inferiores y jugadores que ya estaban en el club.


Ninguna de las estrellas rindió en el nivel esperado, y sólo Adolfo Perdernera jugó casi todo el torneo, 28 de las 30 fechas.


La síntesis indica que ese equipo jugó 30 partidos, ganó 4, empató 10 y perdió 16. Convirtió 31 goles y recibió 74. Sus principales goleadores fueron Gandulla con 5 goles, Bassino y Pedernera, con 4 cada uno.

​​​​​ Agradecimiento especial a Carlos Stortz y Edgardo Imas por la ayuda e información brindada.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar