Fandom

Redópedia Wiki

Una década de LR!: 10 pecheadas

901páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

Una década de LR!: 10 pecheadas
En esta serie de rankings no podía faltar una selección de esas ocasiones que estimulan la creatividad de las víctimas para sobrellevar con dignidad o con gracia la ignominia de que el equipo de uno afloje en el momento decisivo. Se recomienda la lectura de este post con un abrigo a mano (?).

9Y17Ps.jpg

Como se verá, varios de estos episodios incluyen grandes partidos. De hecho hay dos que ya salieron en el post correspondiente. La condición de “pecho frío” en realidad es algo poco definido. Frecuentemente depende de las ganas que tenga un hincha de un cuadro X para cargar a alguien de un cuadro Y. El factor más común suele ser la derrota en los minutos finales, o cuando están dadas la mayor parte de las condiciones para llevarse el triunfo (el equipo que pierde es el que jugó mejor, tuvo ventaja numérica en el campo de juego, etc.). A esto hemos decidido sumar parámetros como importancia del partido, la expectativa que tenía en la previa aquel que finalmente mordió el polvo, y la relación (a veces supuesta a veces no) de poderío entre los dos equipos. Con estos elementos en cuenta las diez mayores pecheadas de la década 2003-2012, a juicio de este escriba, son las siguientes:

River y los torneos Internacionales I. (Final de la Copa Sudamericana, 10 y 19 de diciembre de 2003.)

River venía pasando un 2003 molesto. En el primer semestre había sido campeón del Clausura, pero el título había tenido gusto a poco dado que Boca levantó su quinta Copa Libertadores, de la que el Millonario había quedado vergonzosamente afuera contra América de Cali en cuartos de final. Además en el Superclásico había arrancado con todo 2 a 0 arriba pero el cambio defensivo de Manuel Pellegrini (sacó a Cavenaghi tras la expulsión de Martín Demichelis) y la remontada de Boca, que llegó al empate, habían dejado mucha bronca en la hinchada.

En el segundo semestre los regresos de Marcelo Salas y Marcelo Gallardo, las llegadas de Daniel Montenegro y Kilian Virviescas (figura del América en la eliminación de River antes mencionada), las presencias en el plantel de Lucho González, Javier Mascherano y Alejandro Domínguez, hacían suponer que el cuadro dirigido por el Ingeniero iba a ser protagonista. Sin embargo su campaña en el Apertura fue muy floja (derrota con baile frente a Boca incluida).

Entre tanto avanzaba en el Copa Sudamericana, lo cual podía llegar a servir de consuelo. De hecho River logró después de seis años llegar a una final internacional. El rival era el desconocido Cienciano de Cusco. La ida de se jugó en el Monumental y terminó 3 a 3, con el equipo peruano plantándose de igual a igual y a punto de llevarse el triunfo de no ser por un agónico gol del Matador. En la revancha los locales se impusieron por 1 a 0 a pesar de tener un hombre menos antes del gol, y dos menos luego de ponerse en ventaja. La derrota determinó la salida del Ingeniero y su famoso vaticinio “vendrán más derrotas”.





Real Madrid y el karma de la décima. (Cuartos de final de la Liga de Campeones de la UEFA, 24 de marzo y 6 de abril de 2004.)

No sería la última vez que los Merengues fracasaran ruidosamente en su intento de levantar por décima vez la “Orejona”. En 2002 el equipo en el que brillaban Raúl y Zinedine Zidane fue campeón de Europa por novena y última vez hasta el momento. Al año siguiente, ya con Ronaldo en sus filas el equipo quedó afuera en semifinales. Hasta ahí nada demasiado trágico. En la edición 2003-2004 el Real ganó con tranquilidad su grupo, pasó al Bayern Munich en octavos de final y en la siguiente fase enfrentó al Mónaco. El partido de ida, jugado en el Bernabéu, parecía confirmar los pronósticos. A siete minutos del final Real Madrid se imponía por 4 a 1, pero justo en ese momento Fernando Morientes marcó el segundo gol del equipo galo. No era mucho, pero podía servir para soñar. En la revancha Raúl abrió el marcador en el primer tiempo y parecía que la serie estaba sentenciada, sin embargo en tiempo de descuento Ludovic Giuly puso el 1 a 1. Todavía pasaban los madrileños. A los tres minutos del segundo tiempo Morientes marcó otro gol. Todavía pasaban los madrileños. Veinte minutos antes del final Giuly metió de carambola el 3 a 1. Dejaron de pasar los madrileños. Los dos goles de visitante en España le dieron el pasaje al conjunto de la Costa Azul. Pese a todo su poderío Real Madrid había dejado escapar la serie. Sin embargo el cuadro Merengue hizo méritos rápidamente para que esta pecheada quedase en el olvido. De 2005 a 2010 siempre fue candidato y quedó eliminado en octavos de final de la Liga de Campeones.



¿Quosque tandem Lupus? (Apertura 2005.)

El Lobo no podía quedar afuera de esta lista. En 2005 el popular equipo platense se había salvado del descenso y de la promoción en el Clausura, y para demostrar que no fue casualidad hizo una gran campaña en el torneo siguiente. Faltando cuatro fechas era puntero escoltado por Vélez y Boca. En la fecha 16 Gimnasia recibía al débil Tiro Federal pero solo empató 1 a 1 después de arrancar en desventaja. Mientras tanto el Xeneize (que una fecha antes parecía resignar sus chances al caer goleado contra Arsenal) le ganaba al Fortín y quedaba segundo a un punto. En la fecha 17 triperos y bosteros ganaron sus partidos, de modo que todo seguía favoreciendo al Lobo. En la penúltima fecha Newell’s, al igual que Tiro Federal de flojo campeonato, visitó el Bosque. Aunque el presidente de Gimnasia, el recordado (?) Juan José Muñoz afirmó en la semana que había hablado con Dios (!) y que Éste le había asegurado que el campeonato sería para su club, el equipo no pasó del empate 0 a 0, mientras que Boca vencía a Independiente y le arrebataba la punta. Obviamente en jornada final no hubo milagro, y el Boca de Basile sumó otro laurel, mientras que Gimnasia sumaba otra decepción.

WGsY4s.png

Boca y los tricampeonatos. (Desempate del primer puesto del Apertura 2006, 13 de diciembre de 2006.)

Además del campeonato que acabamos de mencionar el primer ciclo de Basile en La Ribera incluyó dos Recopas Sudamericanas, una Copa Sudamericana, y el Clausura 2006. El Coco había encontrado al equipo, que para cuando comenzó el segundo semestre prácticamente jugaba de memoria. Parecía que esa deuda que aún tiene Boca con su historia (lograr un tricampeonato en el sentido de ganar tres veces seguidas un torneo) iba a ser saldada. Pero fue en ese momento cuando al entrenador le llegó el ofrecimiento de volver a dirigir en la selección nacional. Basile aceptó y tomó la posta Ricardo La Volpe, de destacada (dentro del contexto, se entiende) labor en el equipo nacional mexicano. Si bien no cambió a los titulares, el ex arquero de Banfield intentó darle un poco de su idea táctica al equipo.

Boca perdió pocos puntos desde la asunción de La Volpe (empates frente a Godoy Cruz de local, frente a Racing de visitante y derrota contra River en el Monumental) y llegó a la fecha 18 con cuatro puntos de ventaja respecto a su escolta, Estudiantes de La Plata. Sus rivales en las dos últimas fechas serían Belgrano en Córdoba y Lanús en la Bombonera. Ninguno de los dos era un “Cuco” pero en la Docta Boca perdió por 1 a 0, aunque el empate postrero de Argentinos Juniors frente a Estudiantes le aseguró un desempate en caso de derrota en la fecha final, e incluso para que esto pasara el Pincha debía vencer sí o sí en su partido. Como todos sabemos Boca, que comenzó ganando, cayó frente al Grana por 2 a 1, mientras que el equipo dirigido por Diego Simeone vencía a Arsenal por 2 a 0 y forzaba la disputa de una final.

El partido se jugó en la semana en cancha de Vélez, los xeneizes comenzaron al frente en el marcador, gol de Palermo mediante, pero no pudieron sostener el partido y con goles de José Sosa y Mariano Pavone Estudiantes volvió a ser campeón después de 23 años. Desde entonces muchos afirman que en realidad no es que Boca falló, sino que los jugadores le hicieron una cama a La Volpe por su intento de cambiar la táctica y/o que fue el precio a pagar para que pasara inadvertido un caso de doping de Fernando Gago.


Si bien el punto cúlmine fue el desempate contra Estudiantes, lo realmente grave fue desperdiciar tres puntos de ventaja de local, perdiendo con gol de Archubi.

Miren si nos íbamos a olvidar de Racing. (Torneo Apertura 2007, quinta fecha.)

Que la Academia figure apenas en un lugar destacado de este recuento debería ser un motivo de alivio para sus simpatizantes. Aunque también sabemos que esta que pasó no ha sido la década más tranquila para la institución de Avellaneda.

Este partido fue trascendente en la medida que se trataba de un clásico, aunque al ser una quinta fecha de torneo de liga no había nada en juego más allá de los tres puntos y la cuenta en el historial. El San Lorenzo de Ramón Díaz era el campeón vigente argentino. Racing por su parte era dirigido por Gustavo Costas y sus antecedentes inmediatos iban del mediotableo a alguna campaña horrible (cuyo lastre iba ayudaría a depositarlo en la promoción al final de la temporada). La noche del 28 de agosto de 2007 el Nuevo Gasómetro fue testigo de un gran partido. Racing arrancó para la goleada histórica poniéndose en menos de media hora 3 a 0 arriba con goles de Aureliano Torres en contra, Lorenzo Ávalos y Cristian Pellerano. Cerca del final del primer tiempo descontó Andrés Silvera y un error increíble provocó la expulsión de Gustavo Campagnuolo en Racing (el golero se apuró y agarró la pelota con la mano afuera del área). En el comienzo de la segunda etapa el Cuqui volvió a convertir para dejar el empate a tiro y el arquero suplente de Racing, Guillermo Martínez Gullota (!), le atajó un penal a la Gata Fernández. Racing se fue replegando cada vez más, hasta que en el final del partido Bernardo Romeo, recién vuelto de Europa y suplente aquella noche, convirtió el empate y el triunfo del partido, el segundo gol merced a un error de Gustavo Cabral. Aparte de ganar un partido increíble, con este resultado San Lorenzo tomó por un par de años la ventaja en el historial, muy parejo, entre la Academia y los Cuervos.



River y los torneos internacionales II. (Octavos de final de la Copa Libertadores, 30 de abril y 8 de mayo d 2008.)

Ya hemos visto este partido en los recuentos de estos días, con el enfoque puesto en las virtudes del ganador (algo poco frecuente). Hoy damos la más habitual revisión desde el punto de vista de la amargura del derrotado.

Si estuviésemos armando una lista que fuera de menor a mayor o algo por el estilo en vez de ordenar estos diez momentos cronológicamente, sin lugar a dudad este episodio estaría en el podio. River venía arrastrando frustraciones domésticas y foráneas desde 2004, y para peor su juego también iba en baja. Para 2008 fue contratado Diego Simeone, tras las fallidas campañas de Daniel Passarella en 2006 y 2007, en especial una humillante eliminación el fase de grupos de la Libertadores 2007. El Cholo armó un equipo que había tapado las graves fallas defensivas del semestre anterior, pero que si ganaba lo hacía con lo justo y sin derrochar el juego vistoso caro al gusto tradicional de la parcialidad millonaria, esa que viene cediendo espacio hace rato frente a los hinchas de la hinchada (para más detalles véase Racinguización).

El Millonario volvió a jugar la copa en 2008 y ganó bien su grupo. En octavos de final jugó contra San Lorenzo. La serie pintaba pareja. En el Nuevo Gasómetro se impuso el local por 2 a 1, gracias a un innecesario penal cometido por Gustavo Cabral en el final del partido, pero en la revancha River llegó a estar 2 a 0 arriba en el marcador y con dos hombres más que su rival, que sufrió las expulsiones de Rivero y de Bottinelli. Fue entonces cuando se dieron los hechos que inspiraron la poesía en los labios de Oscar Ahumada. En una ráfaga de cuatro minutos Gonzalo Bergessio marcó el empate que enmudeció atrozmente (?) al Monumental, una vez más con la colaboración de Cabral, un hombre que evidentemente merece algún tipo de homenaje por parte del club nómade de Boedo. El desconcierto del River fue tal que San Lorenzo casi gana el partido por 3 a 2, cuando Juan Pablo Carrizo casi deja pasar una pelota que hubiera sido un gol increíblemente tonto, aunque tres años después saldó y por duplicado la cuenta. (?) Para peor, San Lorenzo estaba lleno de valores que habían sido gratos a la historia riverplatense. Ramón Díaz era el DT, y Andrés D’Alessandro y Diego Placente eran parte del plantel.

River acumuló varios sinsabores durante esta década a nivel internacional, pero difícilmente se pueda encontrar uno peor que este. Claro que comparado con sus desilusiones a nivel local, iniciadas inmediatamente después de esta competencia, esta pecheada es apenas una mancha más en el tigre.



El nacimiento del verbo “atleticorafaelear”. (Promoción Primera A-Primera B Nacional 2009.)

Otra figurita repetida. Como ya señaló nuestro colega, se hace raro relatar un episodio como este donde Gimnasia sea el partenaire y no el protagonista. En un torneo de la B Nacional en el que Chacarita y Atlético de Tucumán se cortaron largamente para obtener los ascensos directos a Primera. La Crema y Belgrano de Córdoba clasificaron a las promociones, en una lucha más cerrada con Instituto de Córdoba y Aldosivi de Mar del Plata. Por diferencia de gol los rafaelinos salieron terceros y disputaron la promoción contra el tercer peor promedio de la A. Gimnasia había llegado ahí luego de acumular malas campañas a partir del Apertura 2006. El juego del Lobo era muy flojo, y en la ida Rafaela, en condición de local, lo venció sin atenuantes por 3 a 0. En la revancha, jugada en el Bosque, las cosas no cambiaron mucho hasta los últimos e infartantes minutos. El equipo santafesino hizo un partido correcto frente a un conjunto que solo mostraba sus ganas pero que chocaba contra sus limitaciones. El gol de Diego Alonso a los veintisiete minutos del segundo tiempo solo servía para salvar en parte el honor tripero, y para colmo Gimnasia jugaba con un jugador menos. Hasta que dos apariciones de cabeza de Fernando Niell (notable por su baja estatura) a los 44 y a los 46 minutos, le dieron al Lobo un año más en Primera y a Rafaela una decepción grande como el iceberg que hundió al Titanic.



La C es mejor que la B Metro. (Campeonato de Primera C 2009-2010.)

Excursionistas cumplió 100 años en 2010 y por un momento pareció que se iba a hacer un gran regalo de cumpleaños. Ganó veintiún partidos, empató diez y perdió siete, redondeando setenta y tres puntos en la temporada. El problema fue que muchos de esos empates y derrotas se produjeron en la segunda ronda. Antes había llegado a sacarle más de diez unidades de ventaja a su principal perseguidor, el Club Atlético Barracas Central. Precisamente el Camionero empezó a aprovechar los puntos que el Villero dejaba en el camino hasta alcanzar también los setenta y tres puntos, forzando un desempate por el primer ascenso. El mismo tuvo lugar el 18 de abril en la cancha de Atlanta y fue para Barracas, que con el 1 a 0 convertido por Carlos Salom en tiempo de descuento ascendió a la B Metropolitana. Pero eso no fue todo…

Excursionistas jugó el Reducido por el segundo ascenso y llegó a la final frente a Talleres de Remedios de Escalada. En el sur del conurbano empataron 1 a 1. Definiendo de local Excursio perdió 1 a 0 y patentó una nueva forma de referirse a la atracción sexual en el ser humano.



A Bianchi le salía. (Semifinales de la Copa Libertadores, 26 de mayo y 2 de junio de 2011.)

Tal vez este episodio sea el más leve de la lista, teniendo en cuenta que el perdedor jugó contra el eventual subcampeón, un equipo con mucha historia en la Copa, y que además en ningún momento de la serie estuvo arriba en el marcador global.

El Vélez de Gareca modelo 2011 llegó con paso firme a las semifinales de la Libertadores de aquel año. Si bien no ganó su zona, en octavos y en cuartos de final paseó a sus rivales (LDU de Quito y Libertad de Paraguay respectivamente). Enfrente estaba nada menos que Peñarol, también escolta en su grupo, pero cuyo rendimiento en los mano a mano había sido mucho más flojo (los carboneros pasaron ajustadamente a Inter de Porto Alegre y a Universidad Católica de Chile). En el Centenario ganaron los uruguayos por 1 a 0 y en el Amalfitani comenzaron imponiéndose por el mismo marcador. En el descuento de la primera etapa Vélez alcanzó el empate por intermedio de Fernando Tobio, y en el segundo tiempo Santiago Silva puso el 2 a 1 que dejaba la clasificación a tiro para los argentinos. A los pocos minutos se iba expulsado Fernando Ortiz en Vélez, que sin embargo tuvo un penal a favor que podía depositarlo en la final. Silva tomó la responsabilidad y al patear el penal resbaló y desvió la pelota. Vélez quedó afuera por muy poco, se diría que por mala fortuna más que por aflojar en el momento decisivo, pero se sabe que a los redactores no siempre nos sobra la piedad. (?)



No siempre ganan los alemanes. (Final de la Liga de Campeones de la UEFA, 19 de mayo de 2012.)

El recuerdo está fresco -no pun intended-. El Bayern Munich supo ser tricampeón de Europa de la mano de Beckenbauer y Müller. Tras varias décadas fuera de las definiciones en 1999 perdió una final increíble contra Manchester United, pero se reivindicó a los dos años saliendo campeón continental y mundial. Once años después llegó a otra final con un gran equipo donde brillaron Arjen Robben, Franck Ribéry, Mario Gómez y Thomas Müller. Jugaron la final de locales contra Chelsea, el tradicional y popular equipo londinense inflado en estos diez años a base de dinero ruso, que también presentó a sus figuras, como Didier Drogba, Petr Cech, Franck Lampard y Ashley Cole.

Se dio la típica final de equipos que tienen demasiado miedo a perder, con un poco más de ambición por el lado germano. A siete minutos del final Müller convertía el primer gol de la noche, pero Drogba empató faltando dos minutos. Brrr toma I. En el alargue Robben tuvo en sus pies la victoria, cuando se encargó de ejecutar un penal, pero su remate fue a las manos de Cech. Brrr toma II. En la definición desde los doce pasos ganaban los alemanes por 3 a 2, hasta que fallaron Olic y Schweinsteiger y el marcador terminó 4 a 3 a favor del Chelsea. Brrr toma III. Corten. Se imprime.



Menciones especiales: dejamos constancia aquí de algunos partidos o campañas que podrían haber integrado esta lista, pero fueron relegados debido al cupo de uno por año. Además seguro que hay muchísimos que los lectores agregarán a la lista.

Los que llegaron a la final pero quedaron afuera son:

Argentina 2 (2)-Brasil 2 (4), final de la Copa América 2004; Racing tercero en el Clausura 2005; Deportivo Morón 4-Defensa y Justicia 4, Promoción B Nacional-B Metropolitana 2006 (1 a 1 en Morón, 3 a 3 en Varela, permanece el Halcón por ventaja deportiva); Getafe 6-Barcelona 5, semifinal de la Copa del Rey 2007 (triunfo del Barça 5 a 2 de local, derrota por 4 a 0 de visitante); Argentinos Juniors 4-Independiente 3, decimoctava fecha del Clausura 2010; Comunicaciones 4-Flandria 4, decimoséptima fecha del Torneo de la B Metropolitana 2009-2010; Ghana 1 (2)-Uruguay 1 (4), cuartos de final del Mundial 2010; Central e Instituto a promoción en el campeonato Nacional B 2011-2012; San Lorenzo 3-Newell’s 2, decimosexta fecha del Clausura 2012; Boca subcampeón del Clausura 2012; y finalmente todos aquellos clásicos donde alguno de los dos protagonistas haya ganado o empatado en los minutos finales luego de ser superado más o menos notoriamente en el desarrollo del partido.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar